La presión hospitalaria es muy elevada pese a que se vislumbra una estabilización

Una sanitaria se quita el traje de protección tras atender a un paciente | aec
|

La segunda semana de noviembre se cierra con cifras muy altas sobre la expansión de la pandemia del Covid-19 en España, y aunque numerosos indicadores apuntan hacia una estabilización de los datos, la presión hospitalaria, tanto en planta como en las UCI, es muy elevada en muchas comunidades.

Durante el fin de semana se mantuvieron activos los sistemas de alerta de los servicios de salud pública de las comunidades para mantener la vigilancia y el control de la pandemia en todo el país, y el Ministerio de Sanidad actualizará hoy los datos que permitirán disponer de una radiografía más completa.

La mayoría de comunidades avanzaron en las últimas horas cifras que confirman un descenso en el número de muertos.

 

Aplanar la curva

Castilla y León, una de las regiones donde las cifras habían alcanzado niveles muy preocupantes, certificó ayer el aplanamiento de la curva tras comprobar que se ha frenado el ritmo ascendente. Las UCI están al 68% –un punto más que ayer– con 344 camas ocupadas, en su mayoría (el 74%) por pacientes con Covid-19.

Los brotes activos actualmente en el conjunto de la Comunidad son 789 y los casos positivos a ellos vinculados ascienden a 7.143. De ellos, Ávila contabiliza 94, los mismos; Burgos, 68, cuatro menos; León, 38, uno menos que ayer; Palencia, 63, los mismos; Salamanca, 99, ocho más; Segovia, 89, dos menos; Soria, 67, los mismos; Valladolid, 197, ocho menos, y Zamora 74, uno más.

En Cantabria, donde no se han registrado fallecidos en las últimas horas, se han registrado 193 nuevos casos (once menos que el viernes), aunque han aumentado ligeramente el número de hospitalizados y se mantiene estable el de ingresados en UCI.

Andalucía sumó 35 fallecimientos por Covid-19 en las últimas 24 horas (seis menos que ayer), y se diagnosticaron 3.593 nuevos casos, un notable descenso con respecto al sábado, según datos del Departamento de Salud y Familias que ponen de relieve también una bajada de hospitalizados y de enfermos que requieren UCI.

Desde el inicio de la pandemia de covid-19, en la comunidad andaluza han perdido la vida 3.262 personas y se produjeron El número de personas ingresadas en los hospitales andaluces por coronavirus se situaba ayer en 3.179, un descenso de 150 pacientes durante las últimas 24 horas, lo que supone una tendencia a la baja que se prolonga durante los últimos cinco días.

 

Un buen dato en Euskadi

En el País Vasco, el número de nuevos ingresos en planta ha sido el más bajo de los últimos días, aunque se mantiene estable el de pacientes en UCI, mientras Navarra confirma una tendencia sostenida a la baja en contagios al notificar 143 nuevos positivos, tres fallecimientos y 16 ingresos hospitalarios.

Ayer se hicieron 13.077 pruebas, 2.225 menos que el viernes, en las que se detectaron 1.009 positivos, 234 menos que el día anterior, con lo que la tasa de positividad se coloca en el 7,7% (-0,5%) y se sitúa por debajo del 8%.

Los nuevos contagios son menores en los tres territorios: 116 en Álava (-23), 453 en Bizkaia (-119) y 431 en Gipuzkoa (-96), siguiendo la línea descendiente que ya se apuntaba ayer.

Aragón notificó el sábado 348 positivos nuevos , 241 menos que el viernes, lo que supone una bajada de más del 40%, con el 59% asintomáticos y una tasa de positividad del 12,99%.

Asturias sumó 423 contagios, cifra que rebaja la cadena de récords consecutivos de los últimos tres días, en una jornada en la que se produjeron 21 fallecimientos, menos que en días anteriores.

Extremadura cuenta con seis fallecidos más y 231 nuevos contagios y, aunque han aumentado las hospitalizaciones en planta, ha bajado la ocupación en UCI.

Mientras, el Gobierno de Ceuta, que preside Juan Vivas (PP), remitió al Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) un decreto para cerrar la actividad no esencial local a partir de las 20.00 horas con el propósito de incrementar las restricciones vigentes para contener la propagación del coronavirus, que actualmente ya contemplan el cierre perimetral de la ciudad autónoma hasta el 23 de noviembre y la prohibición de reuniones en espacios públicos o privados con más de cuatro no convivientes.

El ejecutivo local preveía inicialmente imponer la clausura de comercios y locales hosteleros a las 18.00 horas, pero optó por retrasarla hasta las 20.00 horas.

La presión hospitalaria es muy elevada pese a que se vislumbra una estabilización