Conde insiste en la necesidad de iniciar cuanto antes los trámites para las F-110

Francisco Conde acude al Parador para uno de sus desayunos
|

El conselleiro de Economía e Industria, Francisco Conde, advirtió ayer de la necesidad de un cambio de paradigma en la cultura de trabajo de los astilleros de Navantia para poder afrontar los retos económicos que el panorama geopolítico actual presenta. 


Además, aseguró o que “lo más importante es poder comenzar cuanto antes el proceso constructivo” de las nuevas fragatas.


Por ello, pidió “celeridad” al Gobierno de Pedro Sánchez para “firmar a la menor brevedad la orden de ejecución y posteriormente todos los preparativos previos al inicio de la construcción. “Aguardamos que todos estos plazos se puedan cumplir y cortar chapa cuanto antes para que los trabajadores no tengan que esperar más por este nuevo proyecto”, dijo.


Conde, que participó en las “Conversas no Parador” –evento organizado por el Club de Prensa–, expuso durante su intervención que la administración a todos los niveles debía apostar por la formación, la modernización y la diversificación si quería recuperar su papel como actor clave en el sector internacional de la construcción naval.

El titular de Industria centró su ponencia en aquellos factores a tener en cuenta para el desarrollo económico de la ciudad, destacando especialmente el papel de los astilleros, aunque sin desmerecer la aportación de otros sectores, como el gasístico o el turismo, señalando, por ejemplo, el masivo incremento de cruceristas que hacen escala en Ferrol desde hace unos años o el incremento en el volumen de trabajo en el área de descarga de contenedores del Puerto Exterior.

La evolución del sector
Los cambios en el modelo de negocio de un sector tan tradicional y arraigado en Ferrol como la construcción naval protagonizaron la mayor parte de la intervención del conselleiro, que insistió en múltiples ocasiones en la necesidad de que Navantia fuese competitiva. Conde destacó la diversificación en la actividad de la factoría de Fene tras el levantamiento en 2015 del veto europeo para la construcción civil, poniendo en valor su papel en el sector de la eólica marina.


Así, Conde anticipó que el astillero de Fene debería desarrollar un nuevo modelo de negocio, apostando por la construcción de cruceros y embarcaciones de recreo. En este sentido, el titular de Economía recordó que, gracias a la liberalización en la producción, España se ha posicionado como el segundo país de Europa en cartera de pedidos, únicamente superada por Holanda. 


A pesar de ello, Conde avisó que la modernización de las factorías era clave para mantener esta posición, señalando la necesidad de construir un dique seco y de concretar el nuevo Plan Estratégico para poder competir en condiciones de igualdad con las potencias más fuertes del sector.


Por último, criticó la eliminación del plan específico para Ferrol, reconociendo que las condiciones del mismo eran duras pero no inasumibles, y que ahora la ciudad naval tendría que competir con todo el Estado.

Conde insiste en la necesidad de iniciar cuanto antes los trámites para las F-110