El programa de ayuda a la infancia y la adolescencia atendió a 11 familias

Aula del Colegio San Xoan de Filgueira
|

Las educadoras sociales contratadas dentro del programa de cooperación “Proxecto de aumentos da eficiencia dos programas desenvolvidos dende as UBTS, relacionados coa infancia, familia e adolescencia” –en el marco del Plan Coopera de la Xunta– concluyeron su cometido, desarrollado desde finales del pasado mes de noviembre y hasta el 28 de marzo en las unidades de trabajo social, encargadas de informar, orientar y asesorar a la ciudadanía en temas relacionados con la infancia.
A lo largo de estos meses, las dos profesionales encargadas de este proyecto llevaron a  cabo actuaciones e intervenciones en el ámbito de la educación familiar, seguimientos en casos de acogida y de detección e intervención de situaciones de riesgo o de-samparo, absentismo escolar o atención a las familias usuarias del Centro de Día y del Hogar Infantil.
En el ámbito de la educación familiar, las acciones desarrolladas desde el programa de cooperación consistieron en intervenir con familias en las que se detectaron carencias en lo relativo a las competencias en las funciones parentales. Así, se intentó dotar a estas personas de habilidades suficientes para que se pudiesen adaptar a las nuevas fases del ciclo vital para solucionar problemas que se les planteasen y logrando su integración social y la mejora de su calidad de vida.
En total se trabajó en la educación de once familias y se llevaron a  cabo 13 actuaciones de coordinación con entidades que trabajaban con los usuarios como Aspaneps, Cáritas, Aspanaes, Asfedro, Exalcohólicos, Acción familiar, además de centros educativos, de salud y hospitalarios. Más de una cincuentena de visitas a domicilio, entrevistas con los servicios sociales –15–, tareas de acompañamiento –seis– o actuaciones de coordinación con el sistema educativo –cuatro– lograron buenos resultados en este campo de actuación.

menores
Otra de las tareas de los profesionales del plan de cooperación fue el seguimiento en casos de acogida familiar. Es una alternativa de convivencia para los menores que están en situación de riesgo y desamparo y se busca con ella aportar un entorno estable mientras se soluciona una problemática familiar transitoria. Un total de 20 entrevistas a las familias de acogida y 20 informes de renovación de acogidas es el balance de este trabajo, solicitado por la Delegación Provincial de Menores. En este caso, no solo se trabajó para organismos de la zona sino que llegaron peticiones de concellos como Foz o la diputación foral de Guipúzcoa para tramitar expedientes de algunos menores.
El absentismo escolar es otra de las tareas que se ha abordado en el marco del plan. Durante estos cuatro meses las educadoras colaboraron en casos que no se solucionaron desde los centros educativos debido a su complejidad y que se tradujeron en ocho actuaciones, 11 entrevistas y cinco reuniones de coordinación con la orientación o dirección de centros educativos de la ciudad.
Finalmente, el programa del Hogar Infantil fue otro de los ámbitos del Coopera. Así, con el fin de conseguir objetivos específicos con cada familia del centro se realiza un seguimiento individualizado a través de un programa de trabajo con el equipo del Hogar. Las educadoras llevaron a  cabo seguimientos a un total de 12 familias beneficiarias del servicio.

El programa de ayuda a la infancia y la adolescencia atendió a 11 familias