Histórico Gómez Noya

EDM01. Edmonton (Canada), 31/08/2014.- Race winner Alistair Brownlee (R) of Great Britain sprays World Triathlon Series 2014 winner Javier Gomez Noya of Spain after the Elite Men Championship event of the Triathlon World Championships 2014 in Edmonton, Al
|

redacción
ferrol

La altura a la que Javier Gómez Noya se encuentra en la historia del triatlón es, desde ayer, si cabe más alta de lo que era. El ferrolano se anotó el cuarto título mundial de su carrera –algo que solo iguala el británico Simon Lessing, ya hace dos décadas– después de una carrera que solo sirvió para confirmar el dominio que ejerció toda la temporada. Al local le bastaba con ser cuarto en la Gran Final disputada en Edmonton pero, muy lejos de conformarse con eso, se hizo con la tercera posición, por delante de su principal rival por el título, el británico Jonathan Brownlee.
El ritmo que, como casi siempre, el eslovaco Varga marcó en el tramo de natación no dejó descolgado a ninguno de los candidatos a luchar por el título. Lo único, que de la primera transición saliesen destacados el propio centroeuropeo, el mayor de los Brownlee y el australiano Royle. De todas maneras, el grupo perseguidor, en el que estaba Gómez Noya, junto al menor de los hermanos británicos –su principal rival por el título–, no estaba muy lejos, con la impresión de que ambos se iban a unir.
De hecho, los más de cuarenta kilómetros de que constó el segmento ciclista –dos vueltas a un circuito de más de diez kilómetros y cuatro a uno de cinco– discurrió sin muchos sobresaltos, con los más de veinte triatletas de cabeza manteniendo una renta que empezó siendo de más de medio minuto y que fue decreciendo de manera paulatina hasta que, a poco más de una vuelta para el final del segundo tramo de la cita, se produjo la unión entre ambos grupos y un pelotón de más de cincuenta competidores se quedó al frente, lo que aumentaba las alternativas.

ESCAPADA
De este último se escapó el mayor de los Brownlee en un movimiento en el que intentó hacer de puente para una fuga posterior de su hermano pequeño. Por eso él, junto al brasileño Colucci y el noruego Blummenfelt, emprendieron una fuga que los depositó en la segunda transición de la cita con más de un minuto de ventaja sobre el pelotón de los favoritos, lo que presagiaba que iba a ser el campeón olímpico el que se llevase la victoria en esta carrera... siempre que las necesidades de su hermano por el título o el podio mundial no lo obligasen a algo diferente.
Ya en el segmento de carrera a pie, el mayor de los británicos se marchó solo en busca de una victoria que no iba a tener problemas en conseguir. Mientras, por detrás, el trío cabecero de la clasificación del certamen mundial –Gómez Noya, el menor de los Brownlee y Mario Mola– demostró que está un punto por encima del resto y, por eso, se escaparon de la vigilancia de los otros competidores en buscar de luchar por la segunda y tercera plaza... ya que el título de Gómez Noya empezaba a estar muy claro para todos los competidores.
El paso de los kilómetros, de hecho, no hizo más que asegurar lo que ya se atisbó a lo largo de toda la temporada, que el triatleta ferrolano estaba un punto por encima de todos sus rivales. Incluso, a poco más de dos kilómetros para el final de la carrera, los dos españoles protagonizaron un cambio de ritmo que dejó descolgado a un Jonathan Brownlee que, de esta manera, veía cómo se quedaba sin la segunda plaza. La primera, mientras, era incontestable y pertenecía a un Javier Gómez Noya que, de esta manera, sigue agrandando su leyenda en el mundo del triatlón con su cuarto título, algo que lo lleva a la cima –todavía más alta de lo que estaba– de esta disciplina.

Histórico Gómez Noya