El Somozas tira de oficio y paciencia para ganar al Viveiro

Uriol y Dani Montes tratan de frenar el avance de Chacón, que ayer anotó el primer gol del Somozas | dani alexandre
|

Que en este tramo del campeonato hay que emplearse a fondo para arañar hasta el último punto es un hecho indiscutible que sabe bien un Somozas que, a pesar de lo amplia que fue su victoria, tuvo muchos problemas para deshacerse de un complicado y aguerrido Viveiro.

Presumía el técnico del cuadro verdiblanco, David Pérez, un partido difícil para los suyos y no se equivocó ni un ápice pues enfrente se topó con un rival muy trabajador y con las ideas muy claras que lo puso en muchos aprietos, sobre todo en la primera parte.

Y es que, a pesar de que la primera acción del partido la firmó Luis Nuño para el Somozas –una vaselina que acertó a detener el potero visitante–, a partir de ahí los lucenses acumularon algunos acercamientos de peligro que presagiaban que el choque iba a ser de todo menos tranquilo para el Somozas.

De hecho, fue David Gómez, de nuevo en la portería, el gran protagonista de los locales en unos minutos en los que salvó a su equipo de encajar algún tanto. También en ese tramo del partido se produjo una acción vehementemente protestada por el Viveiro después de que la falta de Josito sobre Meitín cuando se avanzaba solo hacia la meta “solo” fue castigada con tarjeta amarilla.

Como suele suceder ante un equipo del potencial del Somozas, cuando uno perdona acaba pagándolo y eso es precisamente lo que le sucedió a los visitantes, que vieron cómo Luis Chacón, a los 20 minutos, adelantaba a los de casa tras empalmar un fuerte disparo dentro del área que se coló por la escuadra. A partir de ahí, el partido naufragó en un mar de interrupciones, coincidiendo con los mejores minutos del Somozas, que hicieron que el marcador ya no se moviese hasta el descanso.

A los ocho minutos de la reanudación llegó una de las jugadas claves del choque, cuando el colegiado expulsó a Uriol, del Viveiro, por una fuerte entrada en el centro del campo a un jugador del Somozas. Una acción que condicionó el desarrollo del partido pues coincidió con que, prácticamente a continuación, llegase el segundo tanto de los locales, obra de Iago Blanco al cabecear un centro de Luis Nuño.

Ya con dos goles en contra y un hombre menos sobre el césped, al Viveiro se le hizo cuesta arriba. El Somozas tiró de experiencia y supo dormir el partido, imprimiéndole un ritmo más acorde con sus intereses. Luis Nuño y Marcos Álvarez dispusieron de una doble ocasión para redondear la cuenta, pero no fue hasta el minuto 90 cuando Rojo hizo el tercero, de penalti.

Tres puntos que afianzan al Somozas en la cabeza. l

El Somozas tira de oficio y paciencia para ganar al Viveiro