Navantia compite en los tres mayores programas de fragatas del mundo

diario de ferrol-9999-99-99-999-af079305-p
|

Navantia acaba de ser seleccionada por el Gobierno de Estados Unidos, junto con su socio local, el astillero estadounidense General Dynamics Bath Iron Work, para la fase de diseño conceptual del programa de fragatas FFGX.
Esta pre-selección hace que Navantia sea la única empresa naval que en la actualidad compite en los tres mayores programas internacionales de fragatas que se están desarrollando en el mundo, junto con el australiano SEA5000 y el canadiense Canadian Surface Combatant. En total, Navantia aspira a lograr el diseño y la gestión de construcción de más de 40 buques.
El programa FFGX tiene como objetivo la adquisición de 20 fragatas con construcción local en los EE.UU., siendo el diseño de referencia empleado el de la fragata australiana AWD clase Hobart, derivada de la clase F-100. Navantia y GD Bath Iron Works adaptarán este diseño a los requisitos de la Marina Estadounidense.
El contrato de diseño conceptual tendrá una duración de 16 meses, al final de los cuales se presentará la oferta para la selección del constructor de esta veintena de buques, prevista en 2020. “El programa FFGX dotará al mando de la Flota de la Marina de los Estados Unidos con la capacidad adecuada para alcanzar los objetivos de control en los mares y operaciones de seguridad marítima, además de permitir el apoyo a grupos de combate navales y otras operaciones de soporte a la flota”, indicaron desde el gobierno americano.

Éxito de exportación
La relación entre Navantia y GD Bath Iron Works se remonta a hace más de 40 años con la colaboración en el programa de fragatas Clase Santa María de la Armada Española, en la cual esta empresa americana transmitió su tecnología a Navantia, entonces denominada Bazán.
A dicha colaboración se unen otros programas como el de la corbeta AFCON, el programa AWD para la Marina Australiana y el proyecto para el patrullero OPC para la Guardia Costera estadounidense. “La experiencia de Navantia en el diseño de fragatas, con probada capacidad y su exitosa trayectoria en la exportación global, fueron factores clave para la formación del equipo con Bath Iron Works, uno de los astilleros punteros en el mundo en la construcción de fragatas y destructores”, señalan desde la compañía.
La clase F-100 “Alvaro de Bazán” y derivados cuentan con una probada capacidad, con 11 unidades operando en la actualidad –y otras 2 que próximamente serán entregadas– para tres marinas de primer orden, la española, noruega y australiana. l

Navantia compite en los tres mayores programas de fragatas del mundo