Fernández-Aceytuno: “No me termina de gustar depender tanto de que venga inversión de fuera”

xornada económico empresarial en el campus de esteiro
|

Juan Fernández-Aceytuno, director general de la Sociedad de Tasación, moderó ayer la mesa redonda en la que se abordó la asignatura pendiente para el empleo de calidad en Europa, que no es otra que la industria. En una entrevista concedida a Diario de Ferrol, Fernández-Aceytuno dijo que hay que “volver a lo básico, a tocar la industria, los puestos de trabajo que tenemos cerca” en una necesaria reconstrucción industrial. Este responsable expresa su desacuerdo con el papel que se quiere asignar a los inversores extranjeros: “Depender de que venga inversión de fuera o no no me termina de gustar; es positivo, pero hasta cierto punto, porque tenemos que contar con nuestra propia agenda y saber qué queremos hacer”. En esta misma línea y en relación con la situación que se ha vivido en España durante los últimos años lamentó que sea la opinión de otros países “la que nos haga sentir bien o mal sin que nosotros hayamos cambiado”, de lo que a su juicio se concluye que “nos falta un poco de personalidad”.
Fernández-Aceytuno destacó que el país cuenta con una riqueza “impresionante” y señaló que si vienen inversores extranjeros “deberíamos ser nosotros los que tendríamos que decir ‘hay que invertir en estos productos o en esta industria, o esto va a ser sostenible’”. Olvidar, en definitiva, los tiempos de “¡Bienvenido, Mr. Marshall!”.
Como responsable de la Sociedad de Tasación, indicó que las caídas que se producen en los precios de la vivienda en Galicia reproducen la situación del resto del país, aunque son menores porque las subidas también lo fueron en su momento. Así, explicó que el precio máximo por metro cuadrado en esta comunidad estuvo en 1.497 euros por metro cuadrado, mientras que la media española era de 2.401. Solo algunas ciudades como A Coruña rondaban estos precios y fue ahí también donde los descensos registrados resultaron mayores.
La tendencia general, explicó, sigue siendo de bajada de precios aunque muchas veces el consumidor no lo perciba así. Fernández-Aceytuno explicó que los precios que publica la Sociedad de Tasación son los de la operación final y en este sentido señaló que sobre las peticiones iniciales de los propietarios hay un amplio margen de negociación. Apuntó asimismo que muchas veces en el sector inmobiliario no se entienden las fluctuaciones del mercado. “Un valor de tasación no es garantía cuando pasan unos años”, asegura, porque está sometido a una continua oscilación de precios. 
Pese a que en estos momentos los precios bajan, el presidente de ST opina que sigue habiendo operaciones inmobiliarias “buenísimas” a las que pueden acceder personas con ahorros y que no tengan que asumir una gran deuda para comprar. Son precisamente los problemas derivados de la menor capacidad de endeudamiento, los cambios en las condiciones financieras y la propia “autoevalución del riesgo más rígida” –un miedo a perder el empleo que hace unos años no estaba tan presente– los que restringen el movimiento del sector.
Otra situación que está cambiando es la percepción de las ventajas de la compra y el alquiler de viviendas. Si España era un país en el que se consideraba que invertir en vivienda era un “valor refugio” –algo en lo que pesaba mucho verlo como una herencia para los hijos o como una propiedad que daba la oportunidad de montar un negocio o una oficina– la generación que ahora está en la veintena será, en opinión de Fernández-Aceytuno, más proclive al alquiler. Los jóvenes, dice, prefieren consumir o viajar y además están viendo de cerca los problemas que genera una hipoteca por lo que estos años de crisis “no van a pasar desapercibidos”.
En cuanto a la situación actual de la economía y el optimismo que exhibe el Gobierno, el presidente de ST prefiere mostrarse “más prudente”, como también veía de manera menos negativa la situación cuando se barajaba la posibilidad de una intervención. “Los datos macroeconómicos son irrefutables y permiten trabajar con un poco más de optimismo, ya no llueve tanto”, señala, pero añade que  “hay que seguir remando a toda pastilla porque la corriente continúa estando en contra”. n p.r.c.

Fernández-Aceytuno: “No me termina de gustar depender tanto de que venga inversión de fuera”