El Ayuntamiento gastó 1,8 millones en estudios que no han tenido resultados

28 abril 2018 página 4 A Coruña.- El alcalde de A Coruña, Xulio Ferreiro, acudió a la inauguración del foro Tecendo litoral en Palexco
|

El Gobierno municipal gastó durante este mandato más de 1,8 millones de euros en estudios y otras actividades en torno a la fachada marítima, el área metropolitana y las líneas de autobús urbano sin que se obtuviesen resultados evidentes en ninguno de estos tres apartados.

Todos ellos eran asuntos de alta importancia para la Marea Atlántica dentro de su programa electoral y desde el Gobierno local se insistió de manera continuada en la necesidad de sacarlos adelante, algo que no sucederá antes del final del mandato por diversas razones.

De estos 1,8 millones de euros, las iniciativas alrededor de la constitución de un área metropolitana de A Coruña se llevaron 718.425 euros, más de un tercio. Casi medio millón de estos fondos fueron para un “servicio de apoyo para la redacción de un instrumento de aproximación a las determinaciones de planificación integrada y gobernanza territorial”, mientras que cerca de 200.000 euros se desembolsaron para otra asistencia técnica, en este caso para la conformación de la estrategia metropolitana. Mientras, otros 36.000 euros se distribuyeron entre la redacción de un anteproyecto de ley, un proceso participativo y la confección de un logo y un diseño para esta iniciativa.

Como en 2015
El resultado es que el área metropolitana no está conformada ni en proceso de ello, ya que el primer paso es aprobarla por mayoría en el pleno, algo que necesitaría también más adelante en el Parlamento gallego y para lo que la Marea no reuniría los votos necesarios. “Ferreiro siempre ha ido por libre también con el único fin de aparentar que era capaz de liderar el área para tapar su deficiente gestión en el Ayuntamiento”, lamentan desde el Partido Popular.

Por su parte, los intentos por reorganizar las líneas de autobús urbano se llevaron 644.000 euros, de los que 350.000 euros tuvieron como destinataria la Agencia de Ecología Urbana de Barcelona. 

El objetivo era que la entidad dirigida por Salvador Rueda llevase a cabo estudios con los que establecer el nuevo mapa de rutas de los autobuses urbanos, un proyecto que el Ayuntamiento descartó hace meses.

A estos hay que sumar otros 202.000 euros para la contratación de dos personas y cerca de 100.000 euros que se destinaron a la asistencia técnica para la redacción de los pliegos de este proyecto, un proceso participativo y una encuesta sobre transporte urbano. Sobre este asunto, el Partido Popular recuerda que no se modificó “ninguna” línea de autobús.

Además de los intentos por constituir una área metropolitana y reordenar las líneas del transporte público, el Gobierno municipal también mantuvo durante todo el mandato el futuro de la fachada marítima de la ciudad como uno de sus ejes prioritarios, pero como en el caso de los temas anteriores tampoco se tradujo en resultados.

Los 460.000 euros que salieron de las arcas municipales para cuestiones vinculadas al borde litoral se reparten entre cuatro iniciativas, una de ellas todavía en marcha. 

Tribuna pública es una iniciativa que se desarrolla en la plaza de Tabacos y que consiste en una serie de charlas, en las que además de otros aspectos, la fachada marítima se convirtió en una de las protagonistas.

Esta actividad tuvo un coste de 150.000 euros, un poco más que el concurso de ideas que otorgó premios por valor de 125.000 euros y con 738 personas participando en la fase de votación ciudadana. Además, otros 70.000 euros fueron para Bordo litoral.  “Han ido de fracaso en fracaso de participación hasta la votación final”, critica el PP por la “baja” concurrencia en el concurso de ideas. “Ferreiro ha gastado casi medio millón en intentar hablar de la fachada sin que se haya sentado ni un solo segundo a negociar la propiedad de los terrenos”, concluyen.

El Ayuntamiento gastó 1,8 millones en estudios que no han tenido resultados