“El gobierno está dando la espalda a lo que le están diciendo los ciudadanos”

Ana Masafret
|

La representante del partido de Albert Rivera consiguió un escaño en el salón de plenos.

¿Qué balance hace de estos nueve meses de gobierno? 
Son desconcertantes porque, aunque entiendo que ha habido aciertos y buena voluntad, lo cierto es que ahora mismo hay una inacción total. Se está viendo últimamente en la demora de los presupuestos. Anuncian continuamente que se van incluso a colgar en la página web pero, tras anunciarlo una y otra vez, no hay presupuestos y ni siquiera se sabe de ellos. Esa es la tónica general en todo el Concello.

¿A qué lo achaca? 
La división interna entre los dos partidos políticos en el gobierno es clarísima. Que un miembro del gobierno se vaya de una comisión [sucedió el jueves en Benestar después de un intercambio dialéctico entre Beatriz Sestayo y Álvaro Montes] después de hablar entre ellos como si fuesen la oposición y el gobierno indica ya cómo es la situación. En muchas cuestiones no se ponen de acuerdo ni son capaces de llegar a las comisiones en unión.

¿Comparte la crítica del Partido Popular de que no se da información a los demás grupos ni se habilitan cauces para la participación?
Nos enteramos muchas veces de las actuaciones por la prensa antes que en la comisión correspondiente. Se habla continuamente de que deberían buscar un acercamiento, pero no lo hacen. Cuando ya tienen la propuesta planteada se trata de que los demás la aprobemos o no, y ahí está el problema. A veces se han admitido después cuestiones puntuales pero esa no es la manera de aunar esfuerzos.

¿Con Ciudadanos no hay un diálogo previo a la hora de presentar una propuesta?
No.  Y siempre ha sido así.

¿Qué aporta Ciudadanos a la política ferrolana?
Desde que llegamos dijimos que íbamos a intentar hacer una política de apoyo a lo que fuera bueno para el ciudadano y la ciudad, independientemente de quien la llevara. Por eso hay veces en que votamos con el gobierno y otras en contra. Lo que intentamos es que, en todo momento, las políticas reflejen mejoras para los vecinos. Evidentemente, con un concejal, no hay más fuerza que la de estar ahí y apoyar las propuestas o las mociones que puedan servir al ciudadano.

Usted presentó mociones sobre las terrazas de hostelería o el aparcamiento en zonas de playa pero la primera fue sobre la derogación de varios artículos de la ordenanza de normalización lingüística. En una ciudad a la cola en todas las estadísticas de uso del gallego, llamó la atención que ese fuese el estreno de Ciudadanos.
Teníamos en el programa el intentar modificar esa ordenanza y fue la manera de iniciarnos, no con un sentido especial, pero sí que me llamó poderosamente la atención la manera en se enfocó en los medios de comunicación.

Es una cuestión muy sensible.
Sí lo es. Pero en cuanto la presentamos por Registro ya algunos partidos estaban posicionándose antes de que yo diese una explicación adecuada a lo que se pretendía. A partir de ahí se produjeron diversas interpretaciones sobre el sentido de la moción que eran totalmente contrarias a lo que buscábamos, que era la posibilidad de que, en cuestiones como la prestación de servicios, cualquier ciudadano pudiese dirigirse al Concello en castellano.

Tal y como se planteaba no se añadía el castellano a los artículos que consideraban conflictivos sino que se pedía su derogación, incluyendo la de que el gallego es la lengua oficial del Concello de Ferrol.
No se trataba de derogar el gallego sino de establecer el uso de las dos lenguas. Ahí estaba la cuestión. Entonces se dijo que Ciudadanos quería que desapareciera el gallego del Ayuntamiento de Ferrol. No, no es cierto. Lo que pretendíamos, al derogar ese artículo, era que simplemente tanto un idioma como el otro quedasen exactamente al mismo nivel. Esa era la conclusión.

¿Fue algo casual que abordasen esta cuestión o seguían alguna indicación?
No hubo ninguna indicación. Tenemos posicionamientos claros pero independientemente de eso, no tenemos ninguna indicación de lo que tenemos que hacer o dejar de hacer; para nada.

Decía antes que el gobierno había tenido aciertos.
Por ejemplo con la suspensión de la tasa de saneamiento. Ciudadanos apoyó la decisión. Fue una postura valiente. También creo que la crisis del agua en verano se gestionó bien. Pero después hay temas como el de las terrazas en los que hablan de participación del ciudadano pero después son tan firmes en sus propuestas que no las modifican ni un ápice y acaban en una falta de flexibilidad total. Están dando la espalda a lo que se les está diciendo no solo desde otros grupos políticos sino desde los propios ciudadanos.

En su contacto directo con la calle, ¿qué opiniones recoge, que piden los vecinos?
Creo que lo que piden es que se les escuche. Por ejemplo con la peatonalización. No podemos dejar todo sin coches, que está muy bien, pero no si en el centro no se habilita aparcamiento en un momento en el que la gente se está yendo. Si no hay espacios para aparcar, si no habilitas el acceso a las viviendas, si no hay actuaciones rápidas y unas tramitaciones acordes está claro que la gente se va. Y si, aun encima, no hay un buen transporte, el obligar a la gente a dejar el coche y estar en una zona céntrica muerta… Creo que la gente lo que echa en falta hoy en día son medidas del gobierno que den soluciones. Que lo poco que se pueda hacer, se haga, porque ahora mismo  esa inactividad de la que hablaba nos ha llevado a plenos rutinarios con mociones de contenido institucional y de declaración de principios. Pero lo importante es que las mociones se refieran a la ciudad. 

¿Ve a Ciudadanos en un posible gobierno o apoyándolo?
Creo que Ciudadanos lo que hará, pase lo que pase, será intentar siempre pactar. Ahora no son dos partidos, son cuatro. Se ha abierto un nuevo abanico y las mayorías van a ser complicadas. Va a ser cuestión de diálogo. Como dice Albert Rivera, hay que sentarse a la mesa y si hay que ponerse de acuerdo con dos o tres, como se ha demostrado con el pacto con el PSOE, intentará hacer otro tanto con cualquier partido que apoye la investidura siempre siguiendo sus convicciones. Lo que no se concibe aquí es que el PP no se abstenga o no pueda haber un intento de acercamiento a dos o tres para gobernar, porque el ciudadano lo que ha pedido es esto.

¿Cuál es el objetivo en Galicia para las autonómicas?
Las aspiraciones de Ciudadanos son las de llegar al Parlamento. Es complicado saber qué va a pasar porque partimos de cero, pero las aspiraciones de Ciudadanos también son las entrar en la Xunta, claro está.

¿Cuál es la situación del partido en Ferrol?
La agrupación de Ferrol ha crecido mucho teniendo en cuenta que hace año y medio que se constituyó. Entonces la gente no tenía idea de quién era Albert Rivera. Desde entonces, el partido ha crecido mucho.

“El gobierno está dando la espalda a lo que le están diciendo los ciudadanos”