El futuro de Mas está en el aire ante la dura negociación que deja ver la CUP

|

Junts pel Sí y la CUP iniciarán en breve una difícil negociación para acordar la hoja de ruta soberanista que tratará de aplicar el Govern, todavía con la incógnita de si Artur Mas seguirá siendo presidente catalán y con el rechazo de la CUP a una inminente declaración unilateral de independencia.

La CUP mantiene su rechazo a investir a Artur Mas presidente catalán para evitar “recortadores y corruptos”, en alusión a CDC, y porque sería un “flaco favor” al proceso secesionista, al tiempo que descarta a corto plazo una declaración unilateral de independencia tras la derrota en el “plebiscito”.

“Es injusto para toda la gente que se ha expresado en términos claramente independentistas hablar solamente de si Mas tiene que ser el presidente”, afirmó el número uno de la CUP, Antonio Baños, en una rueda de prensa de valoración de los resultados del 27-S.

Baños también reconoció que los independentistas “no han ganado el plebiscito” que planteaban para las elecciones del domingo y por ello ha descartado por ahora una declaración unilateral de independencia, algo que el partido defendía siempre que hubiese una victoria secesionista en votos y escaños.

La suma de escaños de las formaciones independentistas (CUP y Junts pel Sí) es superior a la mayoría absoluta (72), pero los votos totales favorables a la secesión no alcanzaron por tres puntos el 50%.

Baños admitió que “no se ha ganado el plebiscito, pero sí que hay un voto independentista mayoritario”, y aseguró que “hay que recordar el caso de Cataluña Sí que es Pot (ICV y Podemos), que llevan el derecho a decidir y el proceso constituyente en su programa”. El número uno de la CUP admitió que “sin un mandato claro hay cosas que no se pueden hacer y ahora quedan cosas igual de rompedoras, como poner en marcha un proceso de transformación constituyente”, algo para lo que dijo contar con Catalunya Sí que es Pot.

Según fuentes de la CUP, dicho proceso no incluiría una declaración unilateral de independencia y, por lo tanto, el camino hacia una hipotética secesión sería más lento que lo inicialmente planteado en los programas de los partidos partidarios de la separación de España. Baños aseguró que, gracias a ese “proceso constituyente”, se podría ver “hacia dónde se decantan” los votos recibidos por Catalunya sí que es Pot, en alusión a la posibilidad de que algunos de sus diputados sean partidarios de la independencia.

Baños se felicitó por los resultados conseguidos por la CUP, que ha más que triplicado sus resultados de las últimas elecciones catalanas, pasando de 3 a 10 escaños, dos de los cuales son vitales para investir al nuevo presidente de la Generalitat.

La número dos del partido, Anna Gabriel, aseguró que el acuerdo entre Convergencia y ERC para que Mas renueve como presidente de la Generalitat “no obliga a la CUP” y avisó de que “el proceso secesionista no es una persona”. 

“No somos fetichistas de Artur Mas”, dijo Gabriel, quien pidió que quien lidere un eventual proceso secesionista debe ser alguien “que no tenga nada que ver con etapas anteriores, con los recortes, la corrupción y las privatizaciones”. Los votos de la CUP, formación de izquierdas anticapitalista, son indispensables para que Mas sea investido presidente de la Generalitat, porque la suma de Ciutadans, PSC, Catalunya sí que es Pot y PP es de 63 diputados, uno más de los que ha conseguido Junts pel Sí, formación que tiene intención de proponer al actual jefe del Ejecutivo catalán en la investidura.

Por su parte,  Artur Mas tendió la mano a la CUP para negociar la hoja de ruta hacia la independencia, pero defendió que él es candidato a la Presidencia y esto no cambiará pese a que la candidatura que encabeza Antonio Baños no lo vea claro. “Entre los acuerdos que tiene Junts pel sí, uno de ellos es que se me propondrá como candidato a la Presidencia de la Generalitat. No hay nada más que añadir”, dijo.

Mas dijo que han sido unas elecciones plebiscitarias y que, por lo tanto, quien será el presidente ahora “no es lo trascendental”, sino que lo importante es saber si hay una mayoría absoluta de diputados que quieren declarar la independencia.

“De lo que se trata es de saber si los 72 diputados –62 de Junts pel sí y 10 de la CUP– pueden tirar hacia delante la hoja de ruta” sobre la independencia, según Mas, que afirmó que el soberanisno ha ganado los comicios de calle.

El futuro de Mas está en el aire ante la dura negociación que deja ver la CUP