Un entrenamiento de nivel

|

La puesta a punto para el partido de este domingo en el campo del Izarra incluyó para el Racing un entrenamiento de calidad como el que fue el partidillo que ayer lo enfrentó al Lugo en el Ángel Carro. En él, ante un rival que juega en una categoría superior, la escuadra de la ciudad naval –completada con cinco jugadores juveniles y sin Sergio de Paz, Dani Benítez ni Joselu, que realizaron trabajo al margen de sus compañeros– ensayó diferentes aspectos de cara al encuentro de la vigésimo séptima jornada liguera. A pesar de que el resultado es lo de menos, el choque finalizó con empate a un gol, lo que da cuenta del buen nivel racinguista.
El partido sirvió, sobre todo, para repartir minutos de competición entre los jugadores verdes. Así, Miguel Ángel Tena alineó dos equipos distintos en cada uno de los dos períodos a excepción del portero Mackay y el atacante Brais Abelenda, que jugaron los noventa minutos. La presencia del meta herculino fue, precisamente, uno de las novedades del partidillo. Después de que el pasado martes se le tramitase la ficha que le permite jugar, el cancerbero sumó en esta cita sus primeros minutos de competición, en los que registró buenas sensaciones ante su más que probable convocatoria para el partido del domingo ante el Izarra.
La preparación del encuentro ante este rival sigue esta mañana para la la plantilla racinguista a través de la sesión de entrenamiento que realizará en el campo anexo de A Malata. El cuerpo técnico va a dirigir este ejercicio a partir de las 10.30 horas.

Un entrenamiento de nivel