Gema Neira | “Me gusta hacer series de mujeres aunque es interesante explorar otros campos”

La guionista y productora, Gema Neira y algunas de las escenas de “Alta mar” tras las cámaras.
|

La guionista ferrolana, Gema Neira (1982), ha sido guionista de series que han alcanzado un gran éxito. Entre ellas, las más recientes son “Las chicas del cable” y la que se presentaba este viernes en Netflix “Alta mar”. La segunda temporada de la serie viene cargada de historias realizadas por la gallega que tiene argumentos misteriosos propios de las novelas de Agatha Christie.

¿Qué destaca de una de las series más famosas que produjeron?
Desde las Chicas del Cable comenzó este recorrido dentro de Netflix que siempre nos apoya cuando producimos este tipo de historias. El encuadre que tiene es de ambientación antigua, una serie de época, con la inquietud constante por la búsqueda de resolver el misterio que avanza con cada capítulo que pasa. Es visualmente potente y divertida. Las “chicas” ejercían el papel de un personaje que conjuntamente se empoderan por un tema central. La lucha femenina por la igualdad y superar los contratiempos que por aquel entonces combatían tras un acusado patriarcado.
En “Alta mar” la nueva producción para Netflix el punto central lo acatan dos hermanas, que dan pié a jugar y buscar con ellas las claves de un asesinato. Es parecida a las novelas de misterio de la esccritora Agatha Cristie. Creo que le puede gustar a un público más amplio.

¿Cuál es el mensaje central que mandan mediante los guiones?
Lo que buscamos es que las personas que se encuentren visualizando las imágenes se vean reflejadas en las protagonistas. Que observen situaciones de la vida cotidiana en la pantalla y que sean cómplices de “Alta mar” una de las chicas, está luchando por ser escritora y la otra mujer está a punto de casarse. También aparecerán problemas que acarreaba la mujer en los años cuarenta y que ahora continuamos teniendo y luchando por solucionar.

¿Estudió en su tierra natal?
Estudié Dirección Audiovisual en imagen y sonido en la Escuela Pablo Picasso. Realicé las prácticas en A Coruña y desde el minuto uno supe que era un trabajo que me apasionaba, del mismo modo que lo sigue haciendo varios años después.

¿Qué aporta a su carrera las últimas producciones realizadas?
Las chicas era un reto, divertido. El resultado fue muy bueno, pues a través de la plataforma online pudimos llegar a un público internacional. El tema era una base para que se entendiese desde todos los países y visiones que tuvieran. Aunque se tarda mucho tiempo, hace falta mucha dedicación y constancia para llegar a donde nos encontramos ahora mismo.

¿Cuál es la serie que más le gustó guionizar?
Es un poco como los hijos (risas). Pongo siempre todo mi empeño en cada una de las historias que redacto, todas son mías y cada una me recuerda un momento de mi vida, la temporada en la que me encontraba redactándola. Les guardo especial cariño.

En un futuro, ¿de qué le gustaría hablar a través de un guión?
Personalmente, me gusta mucho haces series de mujeres, aunque es interesante explorar campos nuevos e innovar y mejorar en ellos. Que la gente vea sus problemas en la pantalla, que sienta un vínculo con los personajes ayuda a que el mensaje cale y atraiga más.

¿Se podría decir que ya está viviendo un sueño o queda alguno por cumplir?
Soy productora y lo que me gusta es realizar historias reales. Es un momento genial para el mundo de la ficción. Antes, cuando me encontraba en Galicia, sólo se pensaba que los jóvenes para hacer una gran serie o una película de éxito sólo valía con una superproducción de Hollywood, ahora no hay que cruzar el charco para hacerlo, tenemos muchas posibilidades así aquí. Nosotros comenzamos con la productora Bambú en Coruña, contratamos a muchos gallegos y simplemente nos desplazamos por centrar las oficinas de la empresa, pero hemos hecho “Fariña” y otras grabaciones que siempre nos desplazamos a nuestra tierra para grabar, con encuadres maravillosos, actores y antiguos compañeros con los que empezamos a producir y que ahora seguimos encontrando con estos grandes proyectos.

¿Cómo está actualmente el mundo audiovisual gallego?
Ahora es más fácil producir en Galicia. Hay muchas posibilidades en España. Ayuda que tengamos un idioma que lo usa mucha gente. El público latinoamericano se interesa en nuestras creaciones y es un grueso de espectadores importante. Es una manera de ampliar las creaciones audiovisuales de Bambú.

Una productora Gallega en el “exilio” madrileño ¿qué se lleva de Galicia cuando estás fuera?
Lo que más echo de menos es la familia. Te mueves por conseguir un futuro mejor, pero nos sentimos igual de gallegos que antes. Buscamos siempre que podemos el nexo de unión para volver. En la productora somos un gran equipo, hay muchos gallegos y hacemos piña. Pero, al mismo tiempo, echamos de menos la comida, el “pulpito” gallego (risas) y la playa.

¿Prefieren realizar los trabajos con compañeros gallegos?
En Bambú intentamos siempre volver a Galicia, realizar nuevos trabajos con los compañeros que hicimos nuestras prácticas es una actividad que ya hicimos con Fariña y repetimos a la mínima opción. Aunque tenemos la sede en Madrid, siempre seremos una productora gallega.

Gema Neira | “Me gusta hacer series de mujeres aunque es interesante explorar otros campos”