Mar pide un plan de regeneración a los pósitos para recuperar las ayudas

la reuniã³n –en la imagen, una celebrada el aã±o pasado– se desarrollã³ en santiago xoã¡n crespo
|

La Consellería do Medio Rural e do Mar invitó ayer a las cofradías de Ferrol y Barallobre a presentar a la mayor brevedad posible un proyecto de regeneración de las zonas C para poder optar de nuevo a las ayudas que la Unión Europea acaba de aprobar, a través del Fondo Europeo de la Pesca, para el acondicionamiento del medio marino y la recuperación de zonas de producción.

El patrón mayor del pósito ferrolano, Rubén Ferrer, aseguró que los socios tendrán que estudiar esta propuesta, ya que trae aparejados cambios con respecto a los planes de regeneración anteriores. Así, señaló que estas ayudas no se podrán cobrar directamente, sino que esos trabajos deberán facturarlos a una empresa intermediaria. Ferrer comparó esta alternativa con la que existía en los primeros ejercicios del Plan de Dinamización para a Ría de Ferrol, cuando era Tragsa la que gestionaba las ayudas a los bancos marisqueros clasificados como C.

Otro de los problemas añadidos es, señaló el patrón mayor de Ferrol, que los mariscadores participantes tendrían que adelantar el dinero, que posteriormente les sería reingresado. “Nosotros, en este momento en el que los ingresos han caído de una forma tan brusca, no tenemos capacidad económica para adelantar ni un euro, por eso digo que hay mucho que estudiar y que valorar”.

Otro de lo asuntos que se abordaron en el encuentro, que se desarrolló en la sede de la Consellería, en Santiago de Compostela, fue el sistema de reinstalación de moluscos bivalvos en las bateas. Los responsables del departamento autonómico –en la reunión no estuvo la conselleira, Rosa Quintana– ofrecieron unos protocolos de solicitud de las mermas, que son, como se recordará, uno de los quebraderos de cabeza de los mariscadores que participan en el sistema.

Nada se habló de cuestiones como la utilización de las instalaciones de Acuidoro para administrar los recursos y mejorar la comercialización, pero las partes sí se avinieron a continuar, por un tiempo indefinido que deberá concretarse en próximas reuniones, con la reinstalación en las bateas en las mismas condiciones en que se viene haciendo desde comienzos de diciembre. Así, se permitirá a las cofradías disponer del marisco que haya reducido su carga microbiana a niveles de zona B –y no de zona A, como se pretendía originalmente– para venderlo a centros de depuración, que habrán de completar el proceso.

 

reclasificación

Uno de los puntos que más expectación despertó en la reunión tuvo que ver con la posibilidad, planteada con anterioridad, de reclasificar como B una parte del banco de As Pías. Este cambio no podrá producirse de momento, puesto que las abundantes lluvias, factor determinante en la velocidad de depuración de los bivalvos, han influido en las muestras tomadas desde el mes de diciembre, con resultados negativos para los intereses de las cofradías.

 

Mar pide un plan de regeneración a los pósitos para recuperar las ayudas