El Concello mantiene la pretensión de que Aduanas sea albergue de peregrinos

Aduana
|

El Concello de Ferrol mantiene los planes de los gobiernos anteriores de asumir la titularidad del edificio de Aduanas, uno de los más hermosos de la fachada portuaria, y dedicarlo a un albergue de peregrinos, aprovechando que coincide con el punto de inicio del Camino Inglés. En eso está de acuerdo con los planes del gobierno anterior, de Ferrol en Común, que también contemplaba esos usos (aunque el PSOE barajaba un centro de interpretación de la dictadura), e incluso con las pretensiones del Partido Popular cuando era alcalde José Manuel Rey. Pero los sucesivos intentos para hacerse con este edificio y sacarlo del abandono en el que está desde 2006 y del imparable deterioro se han topado con palabras pero pocos hechos. 

En el mandato de José Manuel Rey estuvo cerca de ser sede de la Guardia Civil (con unos presupuestos consignados para ello en 2013) aunque después se fraguó su futuro como albergue de peregrinos. En 2016 se sacó a subasta, ante las protestas municipales, pero no hubo comprador y ahora está a la venta en la web de la Gerencia de Infraestructuras y Equipamiento de la Seguridad del Estado, Giese, por un valor de tasación de 280.674 euros.

Lo más cerca que estuvo el edificio de pertenecer a Ferrol fue en el momento en el que la Comisión de Interior, en septiembre de 2017, aprobó la proposición no de ley presentada por Yolanda Díaz (entonces En Marea) para llevar a cabo obras de mantenimiento y acondicionamiento del edificio e iniciar los trámites para la cesión gratuita al Concello. Entonces era presidente Mariano Rajoy.

La cesión, en realidad, nunca se hizo efectiva y el Gobierno de Pedro Sánchez, en la respuesta por escrito a una pregunta de Díaz, desechó esa posibilidad. Como edificio desafectado ahora perteneciente al Giese, “no es posible para el Gobierno llevar a cabo ningún tipo de obras de mantenimiento o acondicionamiento” y, además, la normativa que rige este organismo “no permite la cesión gratuita del edificio”, solo la venta o la permuta. Esta última opción es la que recomiendan.

Así las cosas, el deterioro avanza y el nuevo intento para recuperar Aduanas corresponde al gobierno de Ángel Mato. La postura oficial es la de “explorar a posibilidade de que pase a ser de titularidade municipal”. Y “a partir de aí, a intención sería destinar ese espazo ao servizo público que se considere máis adecuado”. El preferido es el de albergue de peregrinos, y en esa dirección ya se han pronunciado miembros del gobierno. El tirón del Camino Inglés es innegable (un tercio de las consultas en las oficinas de información turística en los meses de julio y de agosto fueron de peregrinos) y falta una infraestructura que permita a los viajeros pernoctar en la ciudad antes de iniciar la caminata. La celebración del Año Xacobeo en 2021 podría favorecer la plasmación de este proyecto si se encontrase desde la administración central la disposición adecuada. “O Concello tería que contar coa colaboración doutras administracións que se involucraran economicamente na recuperación dun edificio tan emblemático para a cidade”, concluyen desde el gobierno local.

El Concello mantiene la pretensión de que Aduanas sea albergue de peregrinos