Amigos y familiares reciben a la “Álvaro de Bazán” tras casi cinco meses fuera

Los miembros de la dotación regresaron tras 143 cariño a los recién llegados.
|

La fragata “Álvaro de Bazán” (F-101) regresó en la mañana de ayer a Ferrol tras cerca de cinco meses navegando fuera como buque de mando de la Agrupación Naval Permanente de la OTAN número 1 (Standing NATO Maritime Group 1). La estancia en aguas del Norte de Europa tuvo una duración exacta de 143 días y más de 22.000 millas navegadas. Destaca la labor de adiestramiento realizada, así como la gran cantidad de interacciones con las Armadas de los países ribereños. Este tipo de operaciones sirven además para mostrar las capacidades de este tipo de buques en concreto (las F-100) y también de la construcción naval española en general.
El largo período lejos de casa se dejó notar en el caluroso recibimiento a la tripulación, formada por una dotación de 180 hombres y mujeres. El acto fue presidido por el Contralmirante Antonio Pintos, Comandante del Grupo de Acción Naval 1 (Comgrup-1), que estuvo acompañado de las autoridades militares pertinentes y de los amigos y familiares que se congregaron en el Arsenal Militar para recibir a los miembros del buque.
Especialmente emotivo fue el momento en el que uno de los recién llegados propuso matrimonio a su pareja frente a todos los presentes. También se dieron numerosas imágenes de reencuentros entre padres, madres, hijos e hijas, y algunos grupos recibieron a sus seres queridos con pancartas de bienvenida.
Cabe destacar además que la “Álvaro de Bazán” dejó en su camino un gran número de visitas a la población civil durante su despliegue en aguas extranjeras. No obstante, está claro que para una gran mayoría el mejor regalo es regresar a casa.

Amigos y familiares reciben a la “Álvaro de Bazán” tras casi cinco meses fuera