El calor regresa a Galicia en un verano impredecible marcado por las lluvias y la inestabilidad

|

El calor ha vuelto a Galicia y parece haber dejado atrás, al menos temporalmente, la imagen de paraguas, impermeables y capuchones junto a camisetas de manga corta y sandalias, un atuendo, este último, propio de esta época del año.

Esta ha sido, en gran medida, la singular viñeta que ha dejado en la comunidad este período estival, aún por terminar, y que los expertos califican de “muy variable”, por lo que invitan a no confiarse y a seguir mirando al cielo.

Desde que el sol alcanzase su posición más boreal en la eclíptica, con motivo del inicio del verano el 21 de junio a las 12.51 horas, la sensación de los que visitan y viven en Galicia es que el estío no arranca y que el astro es más autóctono que nunca, ya que no sabe si salir o no.

El culpable de la inestabilidad que vivió Galicia durante los meses de julio y agosto puede tener sus raíces en el crudo invierno que sufrió la comunidad este año, con un tren de ciclogénesis imparables, explicó el meteorólogo Lino Naranjo.

“Como consecuencia, durante el verano se han mantenido en el Atlántico Norte áreas de aire más frío que han propiciado el hecho de que el anticiclón cálido del Atlántico que nos afecta en verano haya quedado un poco limitado al sur”, apuntó este especialista.

La ausencia de vientos típicos como el nordés –el viento que procede del este– y la poca influencia que tuvieron los anticiclones que proceden de las Islas Británicas son esos elementos que contribuyeron a que el tiempo no fuera como se esperaba.

Es por ello que recordar algún fin de semana del verano con cielos completamente despejados y temperaturas que rondasen los 30 grados es casi misión imposible, pero no por falta de memoria, sino por la excepcionalidad.

Las predicciones apuntan a que este verano dará una vuelta de hoja con un inicio de septiembre marcado por temperaturas elevadas gracias a la entrada de aire africano. Por lo menos cinco días consecutivos de temperaturas agradables que permitirán a los turistas y a los gallegos disfrutar de la multitud de arenales de la costa rosaliana, 123 de ellas con bandera azul.

Meteogalicia advierte de que en estas jornadas no habrá una ola de calor, ya que no existen circunstancias que permitan la aparición de este fenómeno, como noches tropicales o temperaturas mucho más altas que se mantengan durante muchos días continuados.

Hoy la situación meteorológica estará caracterizada por la influencia anticiclónica y la entrada de aire cálido desde el sur, con temperaturas altas que en A Coruña rondarán los 30 grados, y que en Ourense pueden llegar a los 37 grados.

El calor regresa a Galicia en un verano impredecible marcado por las lluvias y la inestabilidad