La ONU analizará de forma “apropiada” la muerte del soldado español en Líbano

|

Un portavoz de la ONU anunció ayer que Naciones Unidas realizará una investigación “apropiada y metódica” sobre la muerte del casco azul español en el sur de Líbano, pero evitó apuntar responsabilidades.

“La muerte de un casco azul es un tema grave y nos concierne a nosotros que haya una investigación apropiada y metódica”, afirmó Stephane Dujarric, portavoz del secretario general de la ONU, Ban Ki Moon.

El militar español Francisco Javier Soria, de 36 años, que prestaba servicios a la Fuerza Interina de Naciones Unidas en el Líbano (Finul), murió el miércoles durante un enfrentamiento armado entre fuerzas israelíes y del grupo chií libanés Hizbulá.

Aunque las autoridades españolas han apuntado que el casco azul pereció por un bombardeo israelí en el sur del Líbano, tanto Ban como el Consejo de Seguridad de la ONU no indicaron qué parte es la responsable de su muerte.

Dujarric dijo que en ocasiones como esta suele haber investigaciones que hacen en paralelo tanto la ONU como el país al que pertenecía el casco azul que muere en un incidente armado.

“Estas cosas algunas veces llevan tiempo, pero tienen que hacerse para ser precisos”, insistió el portavoz acerca de las pesquisas que hará Naciones Unidas.

No precisó cuánto tiempo puede llevar esa investigación, pero señaló que los resultados los dará a conocer el secretario general de la ONU al Consejo de Seguridad cuando presente un informe al respecto.

Horas antes, el ministro español de Exteriores y Cooperación, José Manuel García Margallo, afirmó que “parece probado” que Francisco Javier Soria fue alcanzado por fuego disparado por Israel. “Parece probado, salvo demostración en contrario, que el fuego era israelí, que las treinta granadas cayeron en la zona azul, de demarcación”, donde se encuentran los cascos azules desplegados por la ONU, declaró García Margallo. El ministro, preguntado por el origen del bombardeo que alcanzó al militar, dijo que esa fue la información proporcionada por “el secretario general adjunto de Operaciones de Mantenimiento de la Paz” de la ONU.

También recordó que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas celebró una reunión en la que abordó este suceso. “A partir de ahí, hay que esperar a ver cómo avanza la investigación”, recalcó.

colaboración de Israel

En ese contexto, “el ministro de Exteriores israelí me garantizó la máxima colaboración de su Gobierno en esta investigación para extraer las conclusiones que sean oportunas”, aseguró.

Mientras, el cadáver del cabo Francisco Javier Soria Toledo llegó ayer al aeropuerto de Córdoba y fue trasladado al Instituto Anatómico Forense de la capital cordobesa para practicar la autopsia.

Los restos del militar llegaron a Córdoba en un helicóptero procedente de la base aérea de Morón de la Frontera (Sevilla), hasta donde llegó desde Líbano en un avión de la Fuerza Aérea española.

El ministro de Defensa, Pedro Morenés, viajó junto al féretro en su trayecto hacia Córdoba, donde, en el aeropuerto, lo esperaban familiares del fallecido y sus compañeros de la Brigada de Infantería Mecanizada “Guzmán el Bueno” X (Brimz X), con sede en la base de Cerro Muriano.

También estaban presentes autoridades como el jefe del Estado Mayor de Defensa, Fernando García Sánchez, y el jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra, Jaime Domínguez Buj.

Los compañeros de su unidad, a quienes se ha visto muy afectados, han portado el féretro con los restos mortales del cabo Soria, mientras sonaba una marcha fúnebre. El funeral tendrá lugar hoy a las 11.00 horas en la base de Cerro Muriano.

La ONU analizará de forma “apropiada” la muerte del soldado español en Líbano