Un equipo renovado, pero con la misma ilusión

Rugby ferrol-Zalaeta
|

Tan alto ha puesto el listón en las últimas campañas, en las que ha disputado la fase de ascenso, que parece inevitable que el objetivo del Rugby Ferrol para la campaña que arranca el sábado no sea otro que el de volver a estar peleando por dar el salto de categoría. Ese es el reto que se plantea la entidad, aunque despojado de cualquier dramatismo. En el club quieren ser competitivos, quieren contribuir a consolidar la práctica del rugby en la ciudad, quieren disfrutar y dar espectáculo y si tiene que llegar el ascenso, llegará, pero como una consecuencia natural.
Así se desprende de las palabras de su presidente, Cristobal Dobarro, convencido de que “los resultados son siempre consecuencia del trabajo”. Y, viendo el crecimiento de la entidad en la última década, es lógica su fe ciega en ese trabajo.


La filosofía global del club y de su primer equipo sigue siendo la habitual, pero este verano se ha impuesto una notable reestructuración que ha implicado que la plantilla se renueve y rejuvenezca notablemente. De hecho, prácticamente la mitad de la escudra es nueva para una campaña en la que los cambios empezarán por el propio banquillo.


Russell Thompsom, Rusty, ha tomado el relevo de Alberto Mera para compaginar su faceta como jugador con la de entrenador. Él será el único de los foráneos del club que permanezca respecto al año pasado. Aunque está previsto que junto con él militen en el Rugby Ferrol otros tres extranjeros, ninguno de ellos está todavía en la ciudad. El propio Rusty no se incorporará al equipo hasta mediados de octubre. Durante el próximo mes también llegarán a Ferrol dos delanteros australianos: Callum Mackenzie y Matthew James. Con posterioridad, en enero, se cubriría una última ficha foránea.


Además de estas caras nuevas, la entidad se ha reforzado con la incorporación de tres jugadores nacionales con experiencia: Miguel Alu, procedente del Burgos; Jaime Díaz-Pache, que llega desde el Mareantes; y Álvaro Platero, que militaba en el Navales de Madrid.


Todos ellos, junto con nueve jugadores procedentes de la escuela, se han sumado al bloque ya existente para dar forma a un Rugby Ferrol que en esta pretemporada ha trabajado bajo las órdenes de Alejandro Segura y Gustavo Piñón, quienes han ejercido de enlaces entre Rusty y el equipo.


Ver tanto jugador local en la primera plantilla no es casualidad y obedece a esa máxima de nutrir al equipo con gente de la casa. Desde el 2008, cuando se refundó la entidad, esa tendencia se ha visto reforzada y, de hecho, siempre que la entidad fichó a jugadores extranjeros propició que dirigiesen algún equipo de base para que parte de su experiencia y conocimiento del juego revirtiesen en el propio club.

Debut
A las cuatro de la tarde, el sábado, se dará el pistoletazo de salida a la nueva campaña . Será en Vilagarcía, ante Os Ingleses, uno de los equipos que, a priori, parece tener más papeletas para destronar a los departamentales. La preparación de la contienda será, cuando menos, accidentada, pues los trabajos de mantenimiento en el césped de las pistas de atletismo de A Malata impedirán que el equipo pueda entrenar como es habitual. Una circunstancia que Segura y Piñón esperan que no afecte al rendimiento de los suyos.

Un equipo renovado, pero con la misma ilusión