CIG-Metal insiste en que la prioridad para el naval debe ser “poñer fin ao veto”

Rueda de Prensa CIG
|

El secretario de Organización de la CIG-Metal, Ramón Alfonzo, volvió a apuntar ayer a Comisiones Obreras como “partícipe” de  los acuerdos que prolongaron el veto a la antigua Astano y la limitación de la construcción naval civil de los astilleros públicos. Alfonzo, miembro del comité de empresa de Navantia, recordó que la semana pasada “o estaleiro apareceu inzado de carteis da sección sindical de CCOO nos que se dicía que o sindicato non tiña nada que ver con iso”, cuando, aseguró, “diso hai documentación para aburrir”.
Alfonzo aseguró que lo importante ahora, en este “momento da reconversión”, es “sermos capaces de estar á altura” y centró el debate sobre el naval en la finalización del veto, fijada para el 31 de diciembre próximo. “Se a día de hoxe toda canta posibilidade de traballo real é civil –gaseiro, flotel, dique, etc–, hai alguén nesta comarca que non teña claro cal debe ser a prioridade para reclamar, se non é rematar co veto?”, preguntó.
Para la Federación do Metal de la CIG no debe haber “limitacións de ningún tipo” en el nuevo escenario y defendió la propuesta “de vello” que mantiene la central nacionalista sobre la necesidad de impulsar un complejo naval integral en la ría. Para lograrlo, añadió, es imprescindible “que Navantia Fene estea preparado” para ese nuevo escenario. Con el objetivo de fortalecer esta demanda a través de la movilización social, la CIG celebrará el próximo día 13 de marzo a las 18.30 horas en la sede del sindicato nacionalista una asamblea abierta a todos los trabajadores del sector.

bolsas de empleo
El secretario de organización de la CIG-Metal terció también en la polémica en CCOO sobre la industria auxiliar y la creación de una bolsa de trabajo. “Saudamos positivamente que haxa persoas que reivindiquen un sistema de control que ofreza certas garantías e estabilidade aos traballadores eventuais”, dijo antes de señalar que la CIG “defendeu esa iniciativa tanto dentro de Navantia como na mesa negociadora do convenio do metal da provincia da Coruña”.
Alfonzo aseguró que en este último ámbito “reivindicamos en solitario a creación dunha bolsa de contratación para os eventuais que tiña que estar recollida e regulada no convenio”, como en su día, cuando la CIG tenía la mayoría en la mesa negociadora, recordó, lo estuvo en el de la provincia de Pontevedra.
A su juicio, la discusión sobre si la bolsa funcionaba o no  “é gratuíta”, puesto que “hai datos abrumadores” sobre su efectividad. Así, apuntó que “nese momento de carga de traballo (2007), inmediatamente despois da creación da bolsa o número de traballadores indefinidos no sector naval triplicouse”. Esa herramienta, apuntó, suponía que el trabajador “non se vira na obriga de negociar as súas condicións cada vez que petara na porta dunha empresa”.  
Alfonzo cuestionó asimismo por qué se produce ahora este debate sobre la industria auxiliar. “Nós dímolo tanto na negociación do convenio provincial como dentro de Navantia, pero agora súbese ao carro o sector crítico de CCOO porque están en problemas as empresas nas que teñen representación”. n

CIG-Metal insiste en que la prioridad para el naval debe ser “poñer fin ao veto”