El Baxi Ferrol ve más cerca el decir adiós

Baloncesto Liga Dia. Baxi Ferrol-Gernika. A Malata
|

Aunque matemáticamente los números digan que todavía es posible la salvación, lo cierto es que su derrota de ayer ante el Lointek Gernika sumada al triunfo que el Quesos El Pastor Zamora cosechó sobre el Mann Filter deja al Baxi Ferrol casi sin opciones de mantener la categoría. Tendría que darse una rocambolesca serie de resultados a tres bandas –ferrolanas, zamoranas y Sant Adriá– y, sobre todo, el conjunto de Sandra Prieto debería ganar un mínimo de tres de los cinco partidos que restan para enmendar la situación. Y eso, a día de hoy, es pura ciencia ficción. 

El Baxi Ferrol compitió. Tal y como deseaba su entrenadora, el conjunto ferrolano mostró una buena disposición y por momentos méritos suficientes como para mandar en el marcador. Pero la formación de la ciudad naval es lo que es, llega hasta donde llega y, reñida como está con el aro rival, de poco sirven sus buenas intenciones tanto en ataque como en defensa. 

Ayer, ante el Gernika, el Baxi Ferrol padeció algunos de los males que lo han lastrado esta campaña –”blandito” en el rebote, despistes defensivos, pésimo acierto en los tiros libres...–, pero también enmendó otros –rebajó el número de pérdidas, por momentos desplegó una buena defensa...–. El saldo entre lo positivo y lo negativo, durante muchos minutos, no le fue tan mal y ello hizo que siempre se mantuviese en el partido.

Las ferrolanas comenzaron titubeantes. Sus desajustes defensivos y la falta de contundencia para cerrar el rebote, especialmente el defensivo –el Gernika acumuló varias situaciones de segundos y hasta terceros lanzamientos en la  misma jugada– otorgaron a su oponente el mando del partido, pero el hecho de que Shelby Cheslek y Amarah Coleman, a pesar de algunos fallos, estuviesen más inspiradas que en otras ocasiones permitió que el Baxi no se quedase muy atrás (16-19 al término del primer cuarto).

El Gernika es un equipo anárquico y por momentos pasado de revoluciones. Tiene jugadoras de una calidad abrumadora capaces de hacer mucho daño, pero su inspiración, igual que viene se va. Tres triples casi consecutivos de las vascas en los primeros tres minutos del segundo cuarto a punto estuvieron de hacer saltar por los aires el partido. El marcador señalaba el minuto 13 y el Baxi estaba nueve puntos abajo (21-30). Pero justo cuando las cosas peor pintaban, llegó la reacción de la formación de Sandra Prieto que, comandado por Shelby Cheslek –acabó la primera parte con 15 puntos–, y con una defensa que se le atragantó al Gernika –ni un solo punto en 7 minutos– encadenó un parcial de 17-0 que lo llevó a disfrutar de su máxima ventaja justo al llegar al descanso (38-30).

El guion del resto del partido no es nuevo para el Baxi Ferrol. Más de lo mismo. Las ferrolanas llegan hasta donde pueden, pero si sus lanzamientos, incluso los liberados, no entran, no hay más que decir. Por entrar, ni los tiros libres acertaron a convertir, acabando de nuevo con un parcial muy pobre de 13 de 22. Puntos que se quedaron por el camino y que podrían haber hecho que el signo del partido fuese otro. 

El Gernika apretó en el arranque de la segunda parte y apenas necesitó cuatro minutos para volver a poner el partido donde al principio (46-46), pero para entonces ambas formaciones seguían ya inercias distintas. El conjunto vizcaíno dio alcance al Baxi y lo dejó atrás, consumido en su falta de acierto, en su incapacidad para romper la zona y sentenciado por un adversario que mejoró notablemente sus porcentajes respecto a minutos precedentes. 

La competición se para esta semana por la Copa de la Reina. A la vuelta, espera el líder, el primero de cinco partidos en los que solo hay un planteamiento posible: dignidad.

El Baxi Ferrol ve más cerca el decir adiós