El pinar que deviene jardín

El Ideal Gallego-2019-02-09-008-ce903720
|

En la zona baja del Agra do Orzán, el barrio más densamente poblado de A Coruña, se encuentra el Camino del Pinar, una estrecha y tortuosa vía que traza una curva desde la avenida de Peruleiro hasta Manuel Deschamps, jalonada de casas de una sola planta. Camino del Pinar es un anacronismo, una pincelada rural en el callejero urbano. La burbuja inmobiliaria estalló antes de alcanzarla, y se salvó de milagro, mientras que otros núcleos como el de San Roque fueron borrados por la pala excavadora. Y en este pinar, la Marea quiere plantar una Ciudad Jardín,  mejorando los servicios pero respetando las edificaciones. 

El concejal de Regeneración Urbana, Xiao Varela, explicó en un acto público en la Casa del Agua los problemas a los que se está enfrentando el Gobierno local para tratar de cambiar la ordenación urbanística en el Agra do Orzán, donde los vecinos llevan mucho tiempo reclamando que el Observatorio se convierta en un parque público. El desafío es que gran parte de esa zona se engloba dentro de un polígono de promoción privada, con derechos adquiridos por los dueños, y que el Ayuntamiento tiene que respetar, aunque no le guste. 

 “Había a previsión de facer moita edificación. O que tenta o Concello é liberar máis solo para poñer en valor elementos patrimoniais que existen na zona”, explicó Varela, que comentó que “quedan unhas casiñas, un pequeno lugar como San Roque”. Lo que quiere el Gobierno local es que nunca se lleguen a demoler para construir grandes bloques de pisos, sino conservar la escala. Las casas actuales, están además habitadas, pero al concejal le gustaría que “aparezan outras máis”. 

Almirante Mourelle 
En un polígono privado, los promotores no son solo responsables de construir los edificios: también asumen el de urbanizar las calles. Pero no siempre lo hacen, o no con el mejor resultado, y Varela siempre se ha mostrado renuente a tomar el toro por los cuernos y actuar sobre suelo privado. Además, señala, ya hay demasiadas actuaciones que llevar a cabo en suelo público. En el Agra do Orzán, el ejemplo es la calle del Almirante Mourelle donde sí se acometieron unas obras por 120.000 euros que mejoraron el saneamiento e incluyeron la instalación de una barandilla. 

Pero Almirante Mourelle no se halla dentro del polígono del Observatorio, o por lo menos, solo parcialmente, mientras que Camino del Pinar, sí se incluye en esa zona Aunque si el Ayuntamiento consigue cambiar el planeamiento, a despecho de los derechos de los promotores, podrá llevar a cabo sus proyectos que serían convertir esta calle en “unha pequena Cidade Xardín”. Pero para conseguir ese cambio, todavía falta por recorrer mucho camino.

El pinar que deviene jardín