La Xunta deja en 2015 a Ferrol sin aparcamientos disuasorios

Malata - Vista General
|

La Axencia Galega de Infraestruturas destinará el próximo año 1,65 millones de euros a aparcamientos disuasorios, pero esta cantidad es solo para las ciudades de A Coruña y Santiago, ya que Ferrol queda excluido, al menos de momento, de esta planificación. La partida reseñada se reparte en 840.000 euros para la capital gallega y 810.000 para la ciudad herculina.
La estimación que la propia Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestructuras hacía en marzo de este año era que los aparcamientos disuasorios de la comarca de Ferrol costarían 774.895 euros, ya que no solo se construirían en la ciudad, sino también en otros municipios.
Aunque en principio se barajaban diez zonas, finalmente se quedaron en nueve, ya que la prevista para el puerto de Mugardos fue finalmente descartada. La intervención que se preveía llevar a cabo estaba perfectamente organizada, se dividía en tres fases y suponía la creación de 1.565 plazas de estacionamiento. La primera incluía dos zonas, en el campo de fútbol de A Malata y en el polígono de A Gándara, con 300 plazas en cada caso. El presupuesto para estas primeras obras se fijaba en 103.879 euros.
En una segunda fase se habilitarían estacionamientos disuasorios en el polideportivo de A Malata, con 175 plazas; el recinto ferial de FIMO (80); de nuevo el entorno del campo de fútbol de A Malata, en este caso con 150 plazas; el apeadero de FEVE en Santa Icía (50); la estación de tren de vía estrecha de Narón (150) y la zona de Caranza (300). La inversión precisa en este caso sería de 588.760 euros.
Por último, en la tercera etapa se acometería un aparcamiento en la zona de la estación de tren de Ferrol con 980 plazas y un coste de 82.256 euros.
Desde todas estas zonas se podría acceder al centro urbano de Ferrol y Narón utilizando el transporte público o bien en la modalidad de “carpooling”, es decir, viaje compartido. Para este sistema se reservarían 150 plazas de estacionamiento en el campo de fútbol de A Malata y el polígono de A Gándara.

gestión
Los planes de la Xunta pasaban por afrontar en solitario la inversión necesaria para acometer todas estas obras, si bien después sería el Ayuntamiento, o la empresa en quien delegase, el encargado de la gestión. La iniciativa se planteaba como gratuita o con un coste muy económico y tenía especial interés para las personas que acuden a las ciudades por motivo de trabajo. Los que utilizasen después el transporte público o la bicicleta podrían aparcar gratuitamente en estas zonas, mientras que a quienes utilizasen coches eléctricos o de alta ocupación se les aplicarían descuentos.
En Ferrol el plan de aparcamientos disuasorios cobra especial interés teniendo en cuenta la próxima aplicación de la Ordenanza de Regulación do Estacionamento, que deja todo el centro con limitación horaria de aparcamiento, de modo que quienes trabajan en la ciudad pero no residen en ella se ven singularmente afectados por esta medida.
La administración autonómica tenía previsto, a través de la aplicación de estos planes en las ciudades gallegas, eliminar cinco millones de vehículos al año de las ciudades, aunque Ferrol parece quedar al margen de la iniciativa. n

La Xunta deja en 2015 a Ferrol sin aparcamientos disuasorios