El Área Sanitaria registró un total de 21 agresiones el pasado año a profesionales, 17 verbales y 4 físicas

|

Agentes de la Policía Nacional llegados desde Madrid impartieron ayer en el hospital Arquitecto Marcide una charla formativa para evitar que los profesionales sanitarios sean víctimas de ataques, siendo fundamental la identificación de factores situacionales de riesgo y las técnicas de contención verbal. En el Área Sanitaria ferrolana se registraron un total de 21 agresiones, 17 de ellas verbales y cuatro físicas.

“El objetivo principal de estas formaciones es la prevención, para hacer que las agresiones verbales no lleguen a físicas y la verdad es que nos quedamos muy sorprendidos por la gran asistencia que demuestra que hay interés”, destaca la agente encargada de impartir ayer la charla, Ana Álvarez.


La idea de estas iniciativas es trabajar la empatía de los profesionales, para que sepan tratar las posibles situaciones difíciles con pacientes que pierden la paciencia. “Esto no es un curso de defensa personal, porque la agresividad genera más agresividad, sino que les enseñamos técnicas como con las que trabajan los negociadores policiales en situaciones de extorsión o suicidio, por ejemplo. Se trata de humanizar la situación y de que no se lo tomen como algo personal, porque no es contra ellos”, aseguró Álvarez.

Así, en la formación de ayer en el Marcide –el miércoles se llevó a cabo una similar en el CHUAC de A Coruña– se desarrollo un “role playing” a través del cual un agente de Policía hizo de paciente alterado y un profesional sanitario tuvo que saber salir de la situación. “La verdad es que lo hicieron bastante bien. El problema es que falta formación y es difícil de tratar en la sociedad actual en la que vivimos donde prima la inmediatez; nos cuesta ponernos en el lugar del otro pero hay que tomar conciencia e interiorizar estas nociones”, asegura.
AlertCops
Ana Álvarez también mostró a los presentes AlertCops, una aplicación para móvil que lleva en funcionamiento desde hace más de cinco años y que opera como un servicio de alertas de seguridad ciudadana que permite comunicarse de manera rápida, gratuita y precisa con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.
“Ahora se está trabajando para que el personal sanitario tenga un número de registro dentro de esta aplicación y así pueda activar el botón de emergencia en caso de que sea necesario. Automáticamente, el sistema hace una grabación de 10 segundos, geoposiciona y manda una señal de alerta a la Guardia Civil o a la Policía Nacional, que se ponen en contacto con el centro sanitario para que alguien ayude al profesional mientras van de camino", explica la agente.
La Policía Nacional cuenta, desde el 2017, con el Interlocutor Policial Nacional Sanitario que se encarga de coordinar, cooperar, desarrollar y ejecutar las actuaciones relacionadas con cualquier manifestación de violencia o intimidación a personal sanitario. Además, son el punto de contacto permanente con los representantes de los centros médicos, colegios profesionales y autoridades territoriales. l

El Área Sanitaria registró un total de 21 agresiones el pasado año a profesionales, 17 verbales y 4 físicas