O Parrulo deberá seguir en la lucha

|

Tendrá que ser a la siguiente oportunidad cuando O Parrulo saque el billete para seguir viajando en Primera. Ayer no lo pudo conseguir en el partido que lo enfrentó al Viña Albali Valdepeñas, un rival directo por la permanencia en un encuentro en el que se mezclaron la falta de puntería en momentos puntuales –hasta media docena de veces los disparos de los jugadores locales se estrellaron con los palos–, ciertas dosis de mala suerte y el acierto de un rival que, de esta manera, deja al cuadro de la ciudad naval con seis puntos de renta sobre las últimas plazas.


En vista de la importancia del partido, O Parrulo no quiso perder ni un segundo en lanzarse en busca de la portería rival. Su presión, de hecho, encerró a un Viña Albali Valdepeñas que esperaba a ver cómo se desarrollaban los acontecimientos y que incluso vio cómo estuvo a punto de ponerse en desventaja con un disparo de Rubi Lemos que se estrelló en el larguero. Sin embargo, cuando aún no se habían completado los tres minutos iniciales de juego, el primer error del equipo ferrolano le costó encajar el gol inicial... y al poco el segundo con otro fallo notable.

Es decir, que en unos instantes el cuadro de la ciudad naval vio seriamente comprometida su aspiración de comprar un billete a la permanencia en Primera. En cambio, el conjunto manchego aprovechó la ventaja para plantarse en su parcela defensiva y dejar que pasasen los minutos. Así discurrió el resto de la primera parte, con O Parrulo buscando sin descanso la portería contraria –Isma, Adri y otra vez Rubi Lemos se toparon con los palos a la hora de marcar– y un cuadro visitante cómodo sobre la pista. Ni siquiera el hecho de acumular cinco faltas a poco menos de cuatro minutos del final lo coartó, por lo que al descansó se llegó con un 0-2 que complicaba las cosas.

Recuperación
Volvió O Parrulo a salir en tromba, ahora en la segunda parte, pero esta vez sí encontró –por lo menos de entrada– el acieto que le había faltado en la primera. Así, un saque de Adri desviado por Kike hacia su propia portería redujo las distancias y metió al equipo ferrolano de lleno en la lucha por la victoria. Y a los pocos minutos una recuperación de Isma, materializada por el mismo, situó el empate en el marcador.

Quedaban doce minutos y se entraba en un nuevo partido en el que un gol “fantasma” puso la polémica en el encuentro. Era una fase en la que el cuadro local llevaba la iniciativa en el juego y su adversario esperaba la oportunidad en un descuido de su adversario. Este llegó con la expulsión de Attos, que dejó al cuadro de la ciudad naval en inferioridad numérica y al Viña Albali Valdepeñas lo aprovechó con el tanto de Kike. O Parrulo empezó a jugar de cinco, incluso tuvo un doble penalti, pero no acertó y acabó encajando otro tanto.

O Parrulo deberá seguir en la lucha