El PP evita el cese de la valedora, pero ofrece “negociar” un sustituto

La valedora do Pobo, Milagros Otero | Lavandeira jr (efe)
|

El Parlamento de Galicia rechazó ayer la propuesta de cese de Milagros Otero al frente del Valedor do Pobo en una votación secreta y en urna en el hemiciclo que se saldó con los 34 votos a favor de los grupos de la oposición –En Marea, PSdeG y BNG–, 38 abstenciones –PP– y uno en contra. No obstante, la diputada popular Paula Prado tendió al resto de grupos para “negociar” el nombramiento de un sustituto de Otero.

Esta iniciativa, registrada por los portavoces de En Marea y el Bloque, Luís Villares y Ana Pontón, se produce semanas después de que el Tribunal Supremo rechazase un recurso interpuesto por el Valedor a una sentencia del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia por la que se anula el nombramiento en esta institución de María Puy Fraga, hermana del portavoz del Grupo Popular en el Pazo do Hórreo, Pedro Puy, y sobrina del expresidente de la Xunta Manuel Fraga.

Durante su comparecencia, la diputada del PP Paula Prado tachó de “falso” que el Supremo emitiese “otra sentencia” sobre este caso, ya que el Alto Tribunal tan solo “consideró que no hay interés casacional”. “No confirma ninguna condena por nada, solo rechaza el recurso”, puntualizó.

Renuncia
Además, explicó la postura de su formación diciendo que si Milagros Otero renunciase, la institución del Valedor “quedaría descabezada”, por lo que respaldó la decisión de la valedora de “poner su cargo a disposición” del Legislativo autonómico, algo que hizo a través de una carta.


Así, la diputada popular ofreció al resto de grupos llegar a un “acuerdo” para un nuevo nombramiento, ya que esto debe contar con tres quintas partes de la Cámara. Prado abogó por “una renovación de toda la institución”, lo que también afectaría al vicevaledor, Pablo Cameselle, propuesto en su momento por el PSdeG. Y es que, tal y como dijo, fue este mismo quien “firma el acta” del nombramiento de María Puy.
La diputada del BNG Olalla Rodil no dudó en tachar de “cacicada” el “enchufe” de la sobrina de Fraga y utilizó el término “delincuente” para referirse a Otero.  Precisamente por estas palabras el presidente del Parlamento, Miguel Santalices, le invitó a “retirar” esta palabra por considerar la del Supremo una sentencia por la vía administrativa. 


Sin embargo, la diputada nacionalista se reafirmó en lo previamente dicho. “Usted haga lo que considere oportuno, eso no cambia la realidad”, añadió, tras lo que Santalices le puso una primera llamada al orden.
El portavoz de En Marea, Luís Villares, afeó que Otero, “lejos de renunciar”, diese “un paso adelante y condicionase cualquier tipo de decisión” del hemiciclo “diciendo que no se irá hasta que haya sustituta”. La diputada del PSdeG Patricia Vilán pidió al PP que “esté a la altura” y vote “a favor del cese” para “mantener la limpieza y la dignidad de esta institución”. Cree que el caso de la valedora es una “flagrante vulneración del procedimiento” y una “desviación de poder”.

El PP evita el cese de la valedora, pero ofrece “negociar” un sustituto