Marcos Mella rinde homenaje a la decadencia a través de una vieja silla

|

Muchos kilómetros lleva ya a sus espaldas el cantautor ferrolano Marcos Mella y su destartalada silla, vieja y decrépita pero con mucho que ofrecer. “La silla más bonita del mundo”, que es como ha llamado Mella a una colección de imágenes que tienen a este elemento como protagonista de una historia, tiene hasta su espacio en el canal Youtube, donde se pueden ver algunas de las fotografías realizadas por el artista local.
Paisajes de la comarca y de diferentes rincones de la geografía gallega conforman una colección de fotografías en las que la vieja silla es la protagonista, ofreciendo una imagen típica de contraste entre la belleza del entorno y la decrepitud de ese pequeño mueble en desuso con el que recorre diferentes parajes.
La silla en cuestión llegó a manos de Marcos Mella en una de sus actuaciones en Ourense. En un local llamado “The rising Sun”. “Ningún niño se quería sentar en ella, una silla nacida para ser una estrella”, explica Mella, quien añade que se encontraba en el escenario en el que debía actuar. Tal vez fuera una señal o no, pero desde entonces la silla y Marcos Mella se han convertido en amigos inseparables y han visitado diferentes lugares de la geografía, empezando por los acantilados de Loiba, en Ortigueira. A aquella primera foto siguieron muchas otras y de ahí quien sabe si una futura exposición. De hecho ya le han pedido que exponga alguna de sus fotografías en Madrid. “Sería interesante, claro, pero una exposición de este tipo es muy laboriosa y también implica gastos, claro”, asegura el cantautor.
Los viajes de esta silla en su peregrinar al lado de Marcos Mella invitan, según destaca el autor, a hacer una reflexión sobre las segundas oportunidades que todos merecemos. “La silla más bonita del mundo es un homenaje esos mayores a quienes les hacen creer que ya no sirven, que su único fin es esperar en una silla para ver como la vida pasa”, explica Marcos Mella.
Inicios
El cantautor ferrolano, quien cuenta con una larga trayectoria musical a sus espaldas inició su incursión en el mundo de la fotografía hace ya bastantes años. Pero no fue hasta junio de 2016 cuando se decidió a mostrar parte de su buen hacer en el mundo de la imagen con una muestra titulada “Agardando”.
En este primer trabajo, Mella ya animaba a reflexionar, invitando al público a sentarse y observar la belleza de lugares paradisíacos. l

Marcos Mella rinde homenaje a la decadencia a través de una vieja silla