Sedes prende fuego a la jornada más corta con su Noite da Luz

Imagen de la fiesta celebrada ayer en la parroquia naronesa j. meis
|

La festividad de Santa Lucía, a partir de la cual “mengua la noche y crece el día”, en referencia al solsticio de invierno, es para Narón una fecha especial en la que reivindican su identidad como defensores del patrimonio y de la cultura gallega. La Noite de Luz comienza en el recinto ferial de Sedes, en O Trece, y coincide en esta ocasión con el día 13 y con el año 2013.
Trece son también las parroquias del municipio, representadas en la docena de antorchas que se disponen en círculo en el monte Esperón (visible desde distintos puntos del golfo Ártabro), con una de mayor tamaño en el centro. Esta “roda da luz” se enciende después de una caminata que ayer partió de Sedes a las siete de la tarde y que, casi una hora después, tiene su punto álgido en el ritual de la lectura del pregón y en el encendido del fuego.
Tras esta ceremonia, que aglutina distintas tradiciones en torno al solsticio (que aún tardará unos días en llegar), con una importante presencia del sustrato celta, se comparte una caliente taza de caldo y se asiste a una función teatral. La de ayer corrió por cuenta del grupo Mestura y se titulaba “Ménteme, mente”. La fiesta continuó a partir de las nueve, con una receta particular de paella y con una repichoca que hizo sonar la música hasta altas horas.
En la organización de esta Noite da Luz participan distintas asociaciones de Sedes (de vecinos, de mujeres y de desarrollo rural) y también el Padroado de Cultura del Concello de Narón.

Sedes prende fuego a la jornada más corta con su Noite da Luz