Biomasa Forestal se pone de nuevo en marcha con el grupo Gestán al frente

se están realizando mejoras, entre ellas la cubrición de una zona de almacenamiento luis polo
|

La planta de Biomasa Forestal, situada en el polígono de Penapurreira, volverá este mismo mes a ponerse en marcha tras la compra del 70% del accionariado por parte del grupo Gestán. La llegada de los nuevos socios representa el rescate de un proyecto que aterrizó en la comarca al abrigo de los fondos del Plan Ferrol y que por diferentes motivos no consiguió despegar.

Nuevas Tecnologías y Bioenergía (NTB) es la firma, con mayoría del grupo Gestán, que se ha puesto al frente de la fábrica, que en breve se convertirá en la más grande del sector en España por capacidad de producción. Como en la etapa inicial, la Xunta de Galicia mantiene un 20% en el accionariado.

Según explicó el presidente de Biomasa Forestal, Luis Pardo, en este primer año las previsiones son vender unas 55.000 toneladas, pero el próximo ese volumen se situará entre las 75.000 y los 80.000 toneladas y la facturación ascenderá a unos siete millones de euros. De inmediato se va a completar la plantilla, de veinte personas, y en el próximo febrero, de cumplirse las previsiones, deberá salir el primer cargamento de pellets.

El mercado de Biomasa Forestal es el industrial y su clientela principal, extranjera. Solo un 20% de la producción se quedará en España, mientras que el resto viajará a Europa a través del puerto de Ferrol, fundamentalmente a Reino Unido y Holanda, en graneleros de entre 3.500 y 4.000 toneladas que se fletarán cada tres semanas. “El proyecto nos pareció atractivo porque las instalaciones están bien dimensionadas y por su situación geográfica, en cuanto a la cercanía de la materia prima y por la proximidad del puerto de Ferrol, que permiten reducir el coste logístico”, explica el presidente, Luis Pardo.

 

inversiones

El grupo Gestán entró en Biomasa Forestal cuando la firma se encontraba con la planta parada, en preconcurso de acreedores y con cinco millones de deuda acumulada. Pese al descalabro que los anteriores empresarios sufrieron cuando no habían cumplido ni un año de funcionamiento, el grupo Gestán vio el potencial del proyecto y decidió apostar por él, aunque introduciendo de partida unas modificaciones esenciales en la planta.

Así, en este momento se están realizando mejoras por valor de 400.000 euros que fundamentalmente se dirigen a minimizar la humedad de la biomasa durante el proceso. La cubrición de un almacén es la intervención más visible, aunque se están modificando otros elementos de la cadena de fabricación. A dicha inversión se sumará, en el primer semestre de 2014, otra de 700.000 euros para la instalación de una nueva pelletizadora y descortizadora, que permitirán ampliar la capacidad de producción por encima de las 75.000 toneladas anuales.

“Precisamente, que el pellet esté libre de humedad y la calidad de la madera de origen son los factores que determinan la calidad”, explicó Carlos Gómez, el jefe de planta. Son los criterios, indicó, que se primarán en la nueva certificación que a nivel europeo se va a poner pronto en marcha para los pellets industriales –actualmente solo funciona un sello para el mercado doméstico–.

 

condiciones

“Es un sector en el que la venta está asegurada, porque se firman contratos de suministro para cinco años, y con mínimos riesgos”, explica Luis Pardo. Se trata de un ámbito energético con perspectivas de crecimiento, frente a la parálisis que sufren otras renovables, y en el que cada vez confían más grandes empresas debido a sus bajos costes.

Biomasa Forestal se pone de nuevo en marcha con el grupo Gestán al frente