Demasiado rival para el Universitario

Diario de Ferrol-2014-10-23-030-39968b84
|

redacción
FERROL

No todo iban a ser victorias para el Universitario en su regreso a la Liga Femenina. El equipo ferrolano encajó ayer su primera derrota de la competición frente al Gran Canaria, uno de los llamados a estar entre los mejores de la máxima categoría femenina del baloncesto nacional. La derrota, de hecho, le debe servir para saber qué se va a encontrar en muchos encuentros de una temporada en la que, sin embargo, ya dispone de dos triunfos con vistas a lograr la permanencia.
Un parcial inicial de 9-0 empezó a confirmarle al Universitario que esta vez el rival era muy diferente a los anteriores. La variedad de opciones ofensivas del equipo insular –potente por fuera y también por dentro– le complicó la vida a la defensa visitante que, a pesar de que trató de “reengancharse” al partido a través del acierto en el lanzamiento exterior de Mireia Vila, enseguida vio cómo su oponente cobraba una renta superior a los diez puntos de ventaja antes de que terminase el primer cuarto.
La dinámica no cambió demasiado en el segundo parcial, en el que el Gran Canaria siguió anotando con relativa facilidad ante un rival que, sin embargo, no encontraba el acierto de las que habitualmente son sus principales argumentos ofensivos. Por eso, la distancia pasó a convertirse en prácticamente insalvable al llegar el descanso, sobre todo porque el cuadro visitante no estaba ofreciendo el nivel que sí había mostrado en las anteriores citas.  

acierto
El conato de reacción protagoniza por el Universitario nada más empezar la segunda parte, generado sobre todo gracias a la “aparición” de las hasta entonces casi inéditas Stallworth y Peters, fue sofocado rápidamente por un rival que siguió demostrando un gran acierto ante la canasta rival. Por eso, las diferencias no se redujeron de los veinte puntos en los que se habían colocado al comienzo del tercer parcial, sino que crecieron por encima de los treinta gracias a la gran variedad ofensiva del cuadro insular.
El último cuarto, de esta manera, no sirvió casi para nada. En él, sin embargo, el Universitario rayó a un nivel –sobre todo defensivamente– parecido al que había exhibido en los dos primeros partidos de la competición. Pero eso no sirvió más que para dejar la diferencia final en los treinta puntos que, sin embargo, demostraron que el equipo ferrolano está en “otra” liga. n

Demasiado rival para el Universitario