Castellano asegura que denunció ante la CECA el chantaje de Ausbanc

José María Castellano, durante una declaración judicial archivo ec
|

El expresidente de Novagalicia José María Castellano afirmó ayer que la Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios (Ausbanc) chantajeó a la entidad financiera con 300.000 euros y que denunció la extorsión ante la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), donde le dijeron que no podían hacer nada “corporativamente”.
Así lo manifestó ante los medios de comunicación, tras salir de la Audiencia Nacional donde estuvo declarando durante unos 20 minutos ante el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, en calidad de testigo en la causa en la que se investiga a Ausbanc y Manos Limpias por presuntos delitos de extorsión y amenazas.
Castellano explicó que las extorsiones comenzaron después de que decidiese cancelar todos los contratos que tenían firmados con la asociación que preside Luis Pineda. Según relató, cuando llegó a la presidencia de Novagalicia, recibió una carta y un artículo de Ausbanc en el que se hablaba de él de forma “muy positiva”. Debido a que no conocía a la asociación, preguntó sobre ella y le dijeron que “tenía que tener mucho cuidado porque habían rumores” de que cobraban dinero a las entidades bancarias y “de fuera del sector”.
Además, aseveró que las dos cajas gallegas –Caixa Galicia y Caixanova– antes de fusionarse en Novagalicia sí pagaban una cuota a Ausbanc.
Tras estas advertencias y al tener en cuenta que la situación de Novagalicia era muy “complicada” en aquel momento por las cláusulas suelos y las preferentes, Castellano decidió cancelar todos los contratos. En ese momento, fue cuando el secretario del consejo y el director de comunicación recibieron el “chantaje” de 300.000 euros por parte de Ausbanc y cuando se comenzó a hacer una campaña de desprestigio del entonces presidente de la entidad.
“Yo no tengo nada que ocultar”, subrayó Castellano, al mismo tiempo que dijo que este tipo de extorsiones con él “no funciona”, aunque haya muchas más entidades financieras que llevasen incluso “20 años” pagando “cantidades muy importantes a estos señores”.
No obstante, denunció los hechos ante la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), donde se le dijo que por sus “estatutos no podían hacer nada corporativamente” y que las decisión de pagar o no pagar a otra empresa dependían de la “propia política” del banco en cuestión.
Por otro lado, destacó que durante la época de las preferentes, él sufrió dos escraches en casa y prácticamente había gente “todos los días tocando el bombo delante de las oficinas” de Novagalicia, aunque reconoció que no sabe si estas manifestaciones eran organizadas por Ausbanc.

“ESTABA TODO MUY CLARO”
En cuanto a las declaraciones que hizo ante el juez Pedraz, Castellano enfatizó que ratificó lo que declaró ante la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) y que solo recibió “dos o tres” preguntas de la Fiscalía y lo mismo del abogado de Manos Limpias. “Estaba todo muy claro por mi parte”, concluyó.
Las declaraciones de Castellano se encuentran dentro de la ronda de interrogatorios que el juez instructor ha hecho a representantes de distintos bancos, entre ellos el ex presidente de Caja Madrid Miguel Blesa, que acusó a su sucesor en la Presidencia de la entidad Rodrigo Rato de ceder a las extorsiones de Pineda para blindarse de las presuntas presiones que éste estaba haciendo tras no renovar unos servicios publicitarios.

Castellano asegura que denunció ante la CECA el chantaje de Ausbanc