libertad

Libertad para ofender

Por ello nos cuesta trabajo entender la pertinaz defensa de algunos del derecho a ofender, que nada tiene que ver con la defensa de la libertad de expresión o, lo que es lo mismo, no entiendo el ejercicio de esta libertad como arma para denigrar u ofender a un tercero.

Revolución cívica

He aquí un caso de manual: la pandemia ha sido inevitable, imprevisible y nada se pudo hacer desde gobiernos y administraciones, como si las omisiones de primeros de marzo no hubieran multiplicado exponencialmente los contagios.En este ambiente, sería bienvenida una educación cívica para la libertad, no para cortar por el mismo patrón a los jóvenes, a los que hemos de transmitir el gusto por el conocimiento, por la verdad, por el pensamiento abierto, plural y crítico.

Esclavos de la libertad

Por esa razón nos fascina al extremo de convertirla en objeto de culto capaz de cambiar el rumbo político de un país por el simple hecho de ejercerla, de darle rienda suelta mostrándonos capaces de romperlo todo hasta los tuétanos.Es en ese momento cuando la libertad pasa a ser un verdadero instrumento revolucionario y la revolución un enorme montón de ruinas salvajes habitadas por seres indómitos, feroces y finalmente amos, en eso se convierten los hombres que ven en la libertad el perfecto arquitecto de una estructura social armónica y justa, ignorando que ella es un artefacto de demolición, que está en nosotros no para redimirnos sino para destruirnos.