Fermín Bocos

La última baza de Casado

¿De que Pablo Casado asuma la precariedad política en la que se encuentra, renuncia a la presidencia del partido y anuncia la celebración de un congreso extraordinario?

Pan de obleas

Dice el candidato a repetir como presidente, Fernández Mañueco, que el acierto de la decisión desencadenante de este desenlace (disolución apresurada de las Cortes) es que los conjurados para derribarlo (PSOE, Podemos y C’s) sucumbieron en las urnas del domingo pasado.

Una decisión estratégica

El más objetivo -por evidente- es que los comicios son autonómicos y, por primera vez en esta región, feudo durante más de treinta años del PP, no van acompañados de elecciones municipales factor clave para conseguir una gran movilización de los electores sabido que los populares tienen representación en los consistorios de los 2.248 ayuntamientos que hay en la región.El segundo factor que podría explicar el desinfle que pronostican los sondeos parece que estaría vinculado con un hecho opinable pero que cabria considerar: ni Mañueco es Isabel Díaz Ayuso --que en Madrid supo dar con la tecla que le permitió conseguir una victoria aplastante frente al PSOE-- ni parece que la implicación directa en la campaña de Pablo Casado esté rindiendo el resultado esperado.A una semana vista de la cita con las urnas, la expectativa se centra en saber si Mañueco está dispuesto a asumir que tendrá que solicitar el apoyo de Vox y saber qué precio va a poner el partido de Santiago Abascal a esa colaboración a sabiendas de que podría consistir en entrar en el gobierno de la comunidad.

Surrealismo político

Así lo ha reconocido la señora Báñez.El surrealismo adquiere tintes de paradoja cuando resulta que la nueva ley va ser aprobada con el apoyo de Ciudadanos y con el rechazo de ERC, Bildu y el PNV. En el caso de éste partido en el último momento puede abstenerse o votar a favor, dependerá del monto de la transacción política exigida.

Dudar de las encuestas

En el caso de las elecciones en Castilla y León la precaución nos invita a dudar de las encuestas que aseguran que los partidos de la llamada España “vacía o vaciada” -formaciones como quien dice en agraz - podrían llegar a desequilibrar el mapa electoral.Siendo verdad que los habitantes de las zonas rurales de algunas de las nueve provincias castellanoleonesas puedan sentirse desatendidos, incluso abandonados en determinadas cuestiones, no parece que los partidos de cuño regionalista y agrario vayan a conseguir una presencia en las Cortes regionales capaz de condicionar el signo del futuro gobierno autonómico.

La irrupción de Aznar

Pablo Casado, de campaña también por tierras castellanoleonesas, se dio por aludido y recordó que en el PP que preside tiene un programa cuyas medidas explicitó en el mitin que se celebró en Valencia el pasado mes de octubre.A la vista de la polvareda que han levantado sus palabras, en una entrevista en la COPE, Aznar ha reiterado lo que había dicho en Valladolid pero dando a entender que, al hablar de división, más que pensar en los recelos y pulsos entre la dirección nacional del partido y la presidenta de Madrid Isabel Díaz Ayuso estaba apuntado a Vox.

Marruecos juega fuerte

Al no haber sido revocado por Joe Biden el apoyo de los EE.UU. a Marruecos en su reivindicación de la soberanía sobre el Sahara Occidental -explicitado en su día por el entonces presidente Donald Trump-, Rabat se ha envalentonado.La decisión fue el fruto de la activa labor del potente lobby marroquí que actúa en Washington y de la diplomacia alauita que acaba de conseguir otro éxito: el apoyo del flamante Gobierno alemán al llamado plan de autonomía del Sahara.

Scholz no es como Sánchez

Curiosa forma de omitir que en Alemania, durante los dos años que venimos padeciendo la pandemia, quien estaba al frente era Ángela Merkel, que como todo el mundo sabe es democristiana.Las diferencias políticas entre Sánchez y Scholz son manifiestas.

Gato escaldado

Alfonso Fernández Mañueco, el candidato popular a la reelección como presidente de la Junta, estuvo durante el fin de semana arropado por la plana mayor del PP, con Pablo Casado a la cabeza y los presidentes de Galicia, Andalucía, Murcia y la presidenta de Madrid.Frente a un despliegue tan amplio que dio pie al correspondiente eco mediático, llamó la atención que el PSOE “contraprogramara” con el Presidente del Gobierno viajando a la ciudad de Granada para participar en un mitin de apoyo y presentación de Juan Espadas, el nuevo líder de los socialistas en Andalucía, comunidad en la que aún se desconoce la fecha de las próximas elecciones.

Garzón sigue

Garantiza la continuidad de Pedro Sánchez pese a tener el PSOE su menor representación parlamentaria y mantiene en el poder y en su área de beneficios al PCE y a Podemos a pesar de la pérdida de apoyo popular que apuntan todas las encuestas.

Los errores se pagan

Ahora, dentro de un mes, todos los sondeos apuntan a que en las elecciones de Castilla y León Ciudadanos será pasado por las urnas.

El veneno nacionalista

O qué el jefe de comunicación del partido de Jean Luc Mélenchon, candidato del partido Francia Insumisa, la extrema izquierda, haya exigido “que se quitara ése horror y se volviera a poner la bandera de la patria”.Que semejante polémica este fechada en París, otrora capital de la Ilustración y la Razón, no deja de ser inquietante por lo que tiene de síntoma de una enfermedad política que sigue latente en diferentes países de Europa.

Falta de credibilidad

La ciencia –biólogos, epidemiólogos, médicos y el resto del personal sanitario– están cansados de alertar acerca del elevado riesgo de contagios que se derivan de las concentraciones en las que ni todos los participantes llevan puesta la mascarilla ni casi nadie guarda distancia social.

2021, un año para olvidar

Aunque para calificar el tiempo pasado solo tienen poder los historiadores y los novelistas, sobre el año que vamos a dejar atrás no sería exagerado decir que ha sido nefasto por culpa de la pandemia y “horribilis”, en términos políticos.

La audiencia y la campaña

Hace siete años, a raíz de la presencia del Papa Francisco en el Parlamento Europeo, Yolanda Díaz, que por aquél entonces era una diputada y coordinadora de Esquerda Unida muy dada al tuiteo, escribía un mensaje que retrataba un cierto talante sectario.

Zanjar la guerra

Tanto como para dar prioridad a lo prioritario intentando ganar la confianza del mayor número posible de electores con el fin de propiciar un cambio político que frenaría la deriva populista en la que navega el Gobierno Sánchez.Para llegar a ese objetivo, Pablo Casado está tardando en zanjar la absurda batalla interna que mantienen la dirección nacional (García Egea) y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.

Los enemigos de la Constitución

Es el caso de los separatista tradicionales --ERC, JxCat, el PNV o Bildu-- a quienes en los últimos tiempos se ha unido el magma político formado por Podemos y el Partido Comunista.En medio, entre la ambigüedad y el tactismo, se sitúa el PSOE que se deja arrastrar por Pedro Sánchez, un acreditado funámbulo que un día se entusiasma con las teorías de la llamada “España asimétrica” (el ‘copyright’ es del PSC) y al otro proclama que la Carta Magna es la “hoja de ruta del Gobierno progresista”.La Constitución refrendada en 1978 por una amplísima mayoría de ciudadanos cumple 43 años en los que al margen del intento del golpe de Estado de 1981, el sedicioso de 2017 en Cataluña y las reiteradas campañas de asesinatos llevadas a cabo por la organización terrorista ETA, hemos tenido el mejor y más largo período de estabilidad y prosperidad de la Historia de España.Todos los argumentos que estos días se invocan para cambiarla –establecer la igualdad entre hombre y mujer en la sucesión a la Corona, reformar el Senado, citar por su nombre a las CC.AA. o modificar el Título VIII–, no obedecen tanto a una demanda de la ciudadanía –en la práctica inexistente– como al interés de los dirigentes de partidos minoritarios que viven de atizar las diferencias creando problemas alejados de las necesidades del común.

Tormenta anunciada

Pero esa particularidad no se da en otros sectores afectados por las subidas brutales del precio de las materias primas, los combustibles- gas, gasolina y gasóleo-, la electricidad y los transportes.El dato de la inflación conocido en el arranque de la semana: 5,6 % -la cifra más elevada desde septiembre de 1992-, anticipa un panorama de tensión social y conflictividad añadida en razón del aumento del precio de los alimentos.

El PCE busca nueva marca

Uno de ellos aparejaba nada menos que una Vicepresidencia, encomienda que recayó en Yolanda Díaz, curtida dirigente comunista gallega.Como nueva apuesta del partido, la señora Díaz, de decir suave y vestir elegante -aspecto éste, el indumentario, banal pero muy resaltado en los medios- mueve hilos para crear una “plataforma política transversal”.

Un sepelio político

La zalamera intervención de algunos cargos del partido, presurosos en el encomio a Sánchez, no constituyó sorpresa pero adoptó la forma de la más penosa de las servidumbres: la sumisión al poder, a quien esté al frente de la maquinaria que señala, pone o quita cargos y concede o retira prebendas.En alguna medida el congreso fue algo así como el sepelio político de Susana Díaz, la otrora poderosa baronesa que presidiendo la federación más numerosa del PSOE se atrevió a disputar a Sánchez el poder de la organización a escala nacional.

1 2 3 4 5