domingo 07.06.2020

Cinco años de la “Laudato si”

Qué tipo de mundo queremos dejar a quienes nos sucedan; a los niños que están creciendo? Con esta pregunta tomada de la propia encíclica el papa Francisco iniciaba el videomensaje con que el pontífice convocaba hace unos meses la Semana Laudato Si e invitaba a participar en la misma. Su jornada principal se celebra hoy domingo con un momento mundial de oración, al mediodía, bajo el lema “Todo está conectado”. 
El papa trata con ella de reavivar la preocupación del mundo sobre la necesidad y urgencia de responder a la crisis ecológica. Y lo hace en el día en que se cumplen los diez años de la que fue su segunda encíclica, publicada bajo el subtítulo de “Sobre el cuidado de la casa común”. 
“El clamor de la tierra y el clamor de los pobres –seguía diciendo en la convocatoria- no dan para más. Cuidemos la creación, don de nuestro buen Dios Creador”. Un problema global al que a lo largo de sus siete años de pontificado ha prestado especial atención en escritos e iniciativas.
El dicasterio vaticano para el Servicio del Desarrollo humano integral, que patrocina la Semana, ha subrayado al respecto que las enseñanzas de la encíclica son particularmente relevantes en el contexto actual de la pandemia causada por el coranovirus. Una crisis esta –dice- que ayudará a redefinir el mundo que surja a partir de ella y que significa una oportunidad para empezar de nuevo y para asegurarnos de que será sostenible y justo. 
Al igual que advertía la encíclica, todo, en efecto, está conectado. Trágicamente la catástrofe sanitaria en curso tiene mucho en común con la ecológica. Para el dicasterio vaticano, ambas son emergencias mundiales que afectarán a muchas personas tanto directa como indirectamente; ambas son sufridas de forma más grave por los `pobres y vulnerables, ambas dejan al descubierto las profundas injusticias de nuestras sociedades y una y otra se resolverán sólo a través de un esfuerzo conjunto que apele a los mejores valores comunitarios. 
El papa Francisco tenía el propósito de conmemorar personalmente la jornada de hoy en Acerra, considerada el epicentro de la llamada “tierra de los fuegos”, donde incendios provocados por el crimen organizado para hacer desaparecer basura y otros materiales contaminantes, han devastado en lo que va de año un hermoso territorio entre Nápoles y Caserta, en la región de la Campania, de tradición agrícola, arqueológica y turística.
Por lo demás, el quinto aniversario de la Laudato Si coincide con acontecimientos importantes en el camino de la Humanidad para encontrar soluciones a la crisis ambiental. Este año es la fecha límite para que los países anuncien sus planes de cara a cumplir con los objetivos del acuerdo climático de París. También se celebrará la conferencia de las Naciones Unidas sobre biodiversidad para proteger los lugares y las especies que sustentan toda vida. 

Comentarios