domingo 20/9/20

“Kitchen”

sta palabra inglesa, traducida al español, significa cocina. Y fue en la cocina del estado donde, presuntamente, se fraguó la más ignominiosa historia mafiosa perpetrada desde las instituciones del estado, que, presumiblemente, están para mejorar la calidad de vida de los españoles, al elegir a aquellos que consideramos mejor preparados de la sociedad. Así es cómo se me contesta a la pregunta sobre los salarios de los políticos, “para que accedan a los cargos, los mejores”. ¿De verdad?
Bueno, pues en éstas cocinas, hubo un exceso de ingredientes. Por un lado, el cocinero mayor, a la sazón, FD, anuncia a su segundo que se va a proceder a incautar del huerto de Bárcenas, unas lechugas que contienen elementos comprometedores, que ya no ligan con los tomates peperos, necesarios para una buena ensalada, y se echarán por las cloacas, para su total depuración, y así, el chef principal, a la sazón, MR, logrará una buena ensalada, y habrá conseguido enamorar a sus comensales. Pero para conseguirlo, necesitaron del concurso de otros ingredientes. Así, de las cloacas salió el fondo que aderezó la fuente donde se preparó la ensalada; salió el que se incautó de las lechugas, y salió la sotana que bendeciría la ensalada.
Cuentan las crónicas, que FD, en su etapa de ministro del interior, impuso sendas medallas al mérito policial, a dos Vírgenes. No entiendo cómo, con esa fe ciega en la Religión Católica, utiliza una señal tan religiosa como la sotana, para cometer delitos execrables y mafiosos. ¿Será que su fin justifica los medios?
Todo se sabrá, y seguro que aparecerán más cocineros, pinches y camareros. Al Capone, sustituido por otros capos

Comentarios