• Domingo, 23 de Septiembre de 2018

Un café, por favor

Una taza de café al día puede prolongar la vida.

Una taza de café al día puede prolongar la vida. Y si son tres, mucho mejor. Este es uno de los resultados que se extraen de dos estudios que acaban de publicarse y que vienen a corroborar lo que ya apuntaban desde la Universidad de Harvard en el año 2015. Ahora por un lado un estudio de la Universidad del Sur de Carolina y por otro un mega trabajo llevado en conjunto por investigadores de la británica Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer y del Imperial College de Londres, llegan a conclusiones semejantes, aunque ninguno de ellos todavía es capaz de desvelar los mecanismos que se esconden detrás de esta longevidad extra aportada por el café.
En concreto, consumir como mínimo una taza de café al día supone un 12% menos de propensión a morir en comparación con los que no lo consumen. Esta relación se hace más fuerte entre aquellos que consumen entre dos y tres tazas. Entre los efectos beneficiosos del consumo de café está el disponer de un hígado más sano y un mejor control de la glucosa.
En el estudio llevado a cabo por los investigadores británicos, la muestra de personas que se estudió superaba el medio millón, de diez países diferentes y de más de 35 años todos ellos. Se les realizó un seguimiento durante 16 años y en ese tiempo, haciendo los ajustes debidos a causas como tabaquismo o alcohol, se comprobó que el grupo de los consumidores de café tenía un menor riesgo de muerte, en especial por enfermedades circulatorias y del tracto digestivo.
Para aquellas personas que sin embargo no pueden tomar el café por miedo a la cafeína y sus efectos sobre el sueño, hay una buena noticia. En todos los estudios realizados hasta la fecha parece que no existe ninguna diferencia entre aquellos que bebían café normal y los que lo hacían descafeinado, por lo que parece claro que no hay relación entre la cafeína y una menor mortalidad. Y es que esta no es la única sustancia presente en la amarga bebida. Existen también diferentes antioxidantes y diterpenos, que varían según el modo de prepararlo. Todavía hacen falta más estudios para acabar de desentrañar cual es la sustancia milagrosa del café que aumenta la esperanza de vida. Mientras se trabaja en esto, lo mejor es disfrutar de una taza de café sabiendo que en el fondo, es beneficiosa para la salud. Por una vez un placer no está reñido con la salud.