domingo 17.11.2019

ESTA VEZ FUERON 12.000

De las varias definiciones existentes de Democracia, me quedo con la Thomas Jefferson

De las varias definiciones existentes de Democracia, me quedo con la Thomas Jefferson: “Democracia no es más que el gobierno de las masas, donde el 51% puede lanzar por la borda los derechos del otro 49%”. Es noticia que Belén Esteban arrasa en las librerías y que Kiko Rivera es nº1 de ventas con su música; cuentan que los ídolos y modelos a imitar “son esos individuos que corren por un campo dando patadas a una pelota de cuero mientras que científicos, investigadores, médicos, profesores…, malviven ignorados”; así las cosas y como muy bien advierte en la red un tal @ramon_ortiz, “no nos asustemos luego de las urnas...”.
La masa, pruebas hay de ello, es manipulable, no haciendo falta pertenecer a grupos como el descrito para que en ocasiones baste un falar por falar para que, sin mucho analizar, nos movilicemos. Los sindicatos siempre fueron maestros en el arte de inocular sus argumentos hasta narcotizar a una cantidad ingente de personal con el que promover una manifa.
Sin embargo, algo está cambiando. “Soy autónomo, emprendedor, y la carga de trabajo me la tengo que buscar yo solito” es una de las más suaves respuestas en la red a la manifestación del pasado domingo, 30 de Marzo, en pro del naval ferrolano, que muere a manos, aunque no serán las únicas, de quienes han venido estimulando las algaradas y cercenando cualquier otra opción a sabiendas de que por su situación geográfica y con la financiación, claro, al mismo nivel que sus competidores europeos, es una perita en dulce. ”Queda muy bien –se lamenta otro desengañado– una manifa para pedir carga de trabajo pero ¿a quién?; los armadores son libres de encargar sus barcos a los astilleros que ofrezcan mejores condiciones; como dijo Clinton, es el libre mercado, estúpidos”.
Se acabó vivir de papá Estado. Construir o no el dique flotante es más una decisión empresarial basada en sus expectativas de negocio que en las exigencias de políticos y sindicatos, a algunos de los cuales se les afea en la red que “se erijan ahora en defensores del naval cuando fueron quienes firmaron con el PSOE la destrucción del civil y vendieron el futuro de sus hijos y nietos aceptando, entusiasmados, prejubilaciones de lujo”. Los propios sindicatos gaditanos de Navantia, con tres factorías en España y diques para reparaciones vacíos en Cádiz, no apoyan la construcción en Ferrol de dicho dique.
A falta de carga de trabajo y tan sólo seis meses del fin del veto impuesto por la UE a la construcción civil del astillero fenés, la cuestión urgente no parece que sea ya exigir  su levantamiento sino conocer cuáles son los planes para ocupar el astillero a partir del próximo 1 de Enero, sin incurrir en meras declaraciones de intenciones.
A la agonía del sector no es ajeno el PP: por un lado, imprecisiones, dilaciones y Montoradas se suman al reprochable silencio de Feijóo respecto a su palabra dada cuando afirmó que “el garante del dique flotante” era él. Y por otro, la política de nombramientos, en todas las legislaturas, de los directivos de Navantia como premio a su lealtad, la han convertido en un cementerio de elefantes cuya deficiente gestión, que la crisis actual no ha permitido maquillar enjugando costes y en la que no ha habido ceses ni dimisiones, convierte al Gobierno del PP en cómplice de la inacción de esta empresa, dejando morir un astillero que goza de una posición privilegiada para el desarrollo de la industria naval, eólica marina, off shore y mucho más transcurriendo como transcurre por delante de nuestras costas una autopista del mar.
De las cenizas siempre surge algo nuevo. Dice algo pasar de 50.000 manifestantes el 12 de junio pasado a los 12.000 en esta ocasión.
Parece que después de muchos agostos hechos por algunos sindicatos promoviendo masa y manifas, secundados por los partidos habituales prestos al mantra y a la foto, hay desmarques y no cuelan ya estos maestros de la demagogia que manejan desorbitados recursos económicos para mantener una propaganda que se torna egoísta y antipersonas, impidiendo el progreso de Ferrol.
¿Es que no tiene Ferrol mucho por dónde responder si no nos estuvieran adocenando? Pues ojo al dato y que no nos den las urnas un susto el 25 de Mayo.

ESTA VEZ FUERON 12.000
Comentarios