Jueves 13.12.2018

Peritaje social

El peritaje social es una profesión que responde a los problemas personales y sociales de la vida diaria a través de la evacuación del denominado informe pericial social, resultado de una investigación consistente en la recogida de información objetiva para conocer en profundidad las condiciones precedentes y posteriores de una persona y su entorno respecto de un acontecimiento, proceder a su análisis y finalmente, a su valoración para dar respuesta a una concreta demanda formulada.

El peritaje social es una profesión que responde a los problemas personales y sociales de la vida diaria a través de la evacuación del denominado informe pericial social, resultado de una investigación consistente en la recogida de información objetiva para conocer en profundidad las condiciones precedentes y posteriores de una persona y su entorno respecto de un acontecimiento, proceder a su análisis y finalmente, a su valoración para dar respuesta a una concreta demanda formulada.
Cuando pasamos por una situación conflictiva nos vemos afectados en lo personal, familiar, en la salud, la economía, empleo, relaciones sociales. Todo ello es analizado y valorado, teniendo en cuenta las situaciones previa y posterior al conflicto y la diferencia entre ambas, cambios operados, mermas sufridas en la persona y en su entorno después de producido un acontecimiento que ha hecho variar drásticamente las condiciones de vida, siendo lo que sustenta el contenido de las conclusiones finales vertidas en dicho informe pericial social.
La información que aporta versa sobre los antecedentes socio-familiares de la persona afectada, siendo analizadas las condiciones que la rodean  antes de producirse el hecho causante que las modifica y las posteriores, como consecuencia de dicho suceso. Los datos analizados son completos: personales, familiares, socio-sanitarios, educativos, laborales, ocupacionales, profesionales, el contexto socio-económico, descripción del hábitat, vivienda, relaciones con la comunidad y nivel de integración, valorando cuantitativa y cualitativamente  la situación previa y posterior al suceso para, finalmente, formular unas conclusiones, propuestas  y una valoración económica reparadora, si procede.
La metodología seguida para la obtención de la información a manejar consiste en realizar entrevistas individuales, familiares, grupales, en el domicilio y fuera de él. Contrastar dicha información  con informantes colaterales tales como educadores, sanitarios, personal médico, en centros de rehabilitación, asistenciales, penintenciarios si es el caso, etc, manteniendo una actitud proactiva de escucha y observación del entorno;  analizar la documentación y aplicar unas escalas de valoración social, entre otros instrumentos.
El informe pericial social puede ser utilizado en múltiples procedimientos jurídicos: Accidentes de tráfico, accidentes laborales, negligencias médicas; nulidad matrimonial, divorcio, guarda y custodia, tutela de menores; regulación del régimen de visitas, reclamación de alimentos, modificación de medidas. Separaciones de hecho con menores. Adopciones y acogimientos familiares. Protección de menores. Menores infractores, medidas sociales de rehabilitación e inserción. Incapacidades. Abusos, malos tratos, agresiones sexuales. Acoso laboral. E-delitos públicos. Cirugía de reasignación de sexo y cualquier otro procedimiento civil, penal, social en el que se vean afectadas las circunstancias ya mencionadas de alguien que ha sufrido un percance extraordinario, o aquellos otros procedimientos administrativos en los que se conculque el derecho a la vida familiar e inviolabilidad de domicilio en el sentido del artículo 8 de Convenio Europeo de Derechos Humanos, en relación con el artículo 45 de la Constitución Española (derecho a disfrutar de un medio ambiente adecuado para el desarrollo de la persona).
El informe pericial social aporta una visión amplia sobre lo que le haya sucedido a una persona y su repercusión para que el letrado pueda disponer de mayor información y desde un punto de vista más humano pues el perito social va a tener en cuenta por ejemplo por qué una persona con paraplejia puede ser un gran deportista y otra en iguales condiciones físicas no es capaz de salir de casa. Este conocimiento marca la diferencia entre ambos a pesar de versar sobre el mismo caso, contribuyendo a dictar sentencias con un claro objetivo reparador, rehabilitador y reintegrador, valorando económicamente otros parámetros relativos a la asistencia personal, ayuda a domicilio, ayudas técnicas, pérdidas económicas sufridas y el precio del dolor, si fuera el caso.
Profesionales poco conocidos, la potente herramienta que supone la exigencia del consumidor puede lograr mayor implantación.

Peritaje social
Comentarios