sábado 19.10.2019

Verdades, mentiras y encuestas

La frase no es mía pero sirve para reconocer el estado de ánimo del ciudadano común frente al mundo político, sus adyacentes y sus palmeros. Verdades a medias, mentiras que se ocultan o se hinchan y la estadística, el sondeo, de lo que va a pasar y que, en realidad, nadie conoce con certeza. Y es que, además, se producen curiosas disonancias en lo que se dice, se lee o se escucha. Aquí mismo asegura que el PP, ellos le personifican en Feijóo, conseguirá una nueva mayoría si le apoya Ciudadanos.

Al propio tiempo, y tres renglones por debajo o un minuto de charlistas, asegura que el PSOE gallego si pacta con otros partidos, gobernará. También avanzan los sondeos que en las elecciones próximas sumarán más votos que nadie el partido popular que, curiosamente, recibe un día sí y otro también, las críticas de la oposición y de parte de la ciudadanía  

Pero la cosa ya es de carcajada cuando, refiriéndose al PP, y en concreto a “o noso presidente”, preguntado el personal por su valoración del gobierno que él preside ¡ningún departamento merece el aprobado. Todos catean (entendiendo que un 5 es un aprobado raspado) y el “pechacancelas” es el conselleiro que se dedica a la política social. Le “gana” por dos décimas- 4,29- el encargado de Economía y Empleo.

Bueno ¿están de coña? Según los sondeos puede ganar con un pequeño empujoncito de la tropa de Rivera, aunque quienes le voten no aprueban el trabajo hecho y, por tanto, no van, carafio, a darles otra oportunidad cuando llega,  lo que pesa como siglos con la ecuación final que  esas encuestas representan. A un servidor de ustedes le contaron este viejo cuento: un encuestador llega a ujn pequeño pueblo y cuenta las vacas que por allí pastaban (90) y el número de vecinos que, curiosamente, tenía la misma cifra y escribió en su informe: cada vecino tiene su vaca. El caso es don Amaro se llevó para el corral las suyas ¡que eran 82! Vale es exagerado, pero…

Lo que nos pasa aquí, con eso de que no se sabe si subimos o bajamos según las leyendas, somos un polco raritos con el refranero. Por ejemplo es común escuchar eso de “más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer” tal  tal vez explique lo de repetir lo malo conocido… 

Tampoco está eso de “no hay mal que por bien no que tiene una difícil demostración como no sea en algunos casos de herencia o similares…

Verdades, mentiras y encuestas
Comentarios