domingo 22.09.2019

Peatones en lucha

a carta de Miguel Ángel a los periódicos, bajo el título “Atropello de ancianos”, es una nueva crítica a la autoridad municipal, de forma especial al edil que cobra por eso de la movilidad, pues,  como nos cuenta Miguel, el número de víctimas por accidentes provocados por ciclistas supera al de las películas tipo duelo en “OK Corral”; lo que abre otra posibilidad: la legítima defensa por parte de los peatones, ya que la autoridad no está ni se le espera. 
Y como nos cuenta Miguel: en las aceras de nuestra ciudad proliferan las bicicletas, los patinetes de toda clase y condición, triciclos, letreros de todo tipo anunciando las bonanzas de la gastronomía, perros con correas extensibles, que con las terrazas de las que ya se ocupa el Concello de que cumplan la ordenanza, convierten al peatón en una víctimas o un héroe. Si hubiera o hubiese guardias a la vista la cosa estaría más equilibrada y si los concejales patearan la ciudad, algo cambiaría. 
Por eso Miguel pide a los ediles que se dejen de dar una de cal y otra de arena y de forma urgente hagan una reglamentación al particular… y que se cumpla, añade un servidor de ustedes con un ejemplo: en varios tramos donde pueden convivir ciclistas y peatones (As Xubias, por ejemplo) una señal explica que la velocidad del que va sobe ruedas no puede superar los 10 kilómteros por hora. Norma que se incumple generalmente. 
Hasta ahora, y conviene recordarlo, por las aceras el ciclista se convertía en peatón. Si nuestra autoridad municipal no sabe, no quiere saber –y sus numerosos asesores están a rolex– pueden tomar nota de ayuntamientos como Gijón, León o Valladolid, donde de manera clara las ordenanzas municipales han legislado de forma importante sobre problemas actuales como los que aquí se padecen. 
Reclamaba el jefe de la Unidad de Tráfico de la Policía Local que los conductores de bicicletas cumplan la regulación existente, tanto la que formula la Dirección General de Tráfico como la normativa del Ayuntamiento (sic) y, por tanto, ¡enhorabuena!, tenemos jefe, tenemos agentes y tenemos leyes y reglamentos. 
Solo queremos que los guardias sean visibles y les recordamos que las ordenanzas dan preferencia al transporte urbano sobre el resto de los vehículos. Hay urbes que en zonas problemáticas –aquí podía ser un ejemplo la entrada en la ciudad– se habilita un carril para los autobuses y taxis y el sistema funciona. Arreglen esto para evitar la lucha en las aceras.  

Peatones en lucha
Comentarios