viernes 22/1/21

Cómo levantar el ánimo

Es probable que el síndrome depresivo propio de los primeros días del otoño que cursa con tristeza y melancolía y, dice la psicóloga Pilar Iglesias, afecta más a los gallegos que a los habitantes del resto de España, se agrave con los sentimientos de  rabia e indignación por culpa de estos políticos de muy baja calidad –unos más culpables que otros– que nos abocan a todos a la mayor incertidumbre política, económica y social desde la restauración de la democracia. 

Todos esos sentimientos y más están justificados, pero hay que huir del derrotismo y de esa tendencia a la flagelación, tan nuestra, porque hechos como la repetición de elecciones escapan a nuestro control, los políticos irresponsables que ahora creen ser el centro del universo pasarán y volverá a brillar el sol de la democracia entendida en su más amplia y genuina expresión.

Además, los españoles y los gallegos “toreamos” en plazas muy complicadas a lo largo de los siglos y salimos airosos de todos los lances, incluida la superación de la dictadura con una Transición admirable. 

La cuestión es como levantar el ánimo ahora. Puede parecer una frivolidad recetar una dosis de lectura, pero tengo delante dos libros complementarios, coordinados por José María Moya, que recogen las gestas logradas por los españoles en muchos años de  historia cuyo conocimiento es de utilidad contrastada para recuperar nuestra autoestima de ciudadanos y también para espantar los trastornos otoñales, agravados este año por la insólita situación política. 

El primero se titula “1875 motivos por los que hasta un noruego querría ser español” y en él se pueden leer otras tantas aportaciones de españoles -muchos gallegos- a la ciencia, a la tecnología y a la historia; a la lengua y literatura; a la medicina, al deporte, la música y la moda, e inventos “de uso común” que aumentaron el bienestar de la sociedad española y del mundo entero.  

Gran parte de esos “1875 motivos” están desarrollados en el segundo libro “100% España. Una selección de las mejores aportaciones de España a la humanidad” que explica con detalle tantas proezas exitosas logradas por numerosos españoles.   

No les garantizo que desaparezca la tristeza del otoño o la irritación con los políticos. Pero les aseguro que con estos libros se van a divertir al conocer o recordar las grandes contribuciones de compatriotas a la sociedad mundial, que son como inyecciones de moral que nos hacen sentir orgullosos de ser españoles. Que no es poco.  

Comentarios