sábado 26/9/20

Lotería, ruleta rusa... y vacaciones

l título de mi artículo seguramente sorprenda, y mucho, al lector. Con él pretendo profundizar en lo que pasó hace ahora justamente una semana cuando Pedro Sánchez, presidente en funciones del Gobierno de España, no pudo ser investido en doble intentona, porque las cosas de la política desde hace mucho tiempo se están llevando mal y por mal camino, lo que implicará que los ciudadanos volveremos a pagar el pacto de manera directa con unos nuevos comicios. 
Tenemos la clase política que nos merecemos. Somos nosotros con nuestros votos los que los elegimos en las urnas para que nos representen a la hora de gobernar nuestro país. Son los depositarios  de nuestros deseos que cada vez aplican con menos raciocinio y buscando siempre el interés particular, en forma de prebendas, antes que el general que le otorga nuestra elección. 
En esta ocasión ese interés político se llamaba ministerios y disponer de unos presupuestos públicos para seguir haciendo asamblearismo que es lo que le va bien a los podemitas. 
Mi reflexión habla de la lotería porque soy de los que piensa qué al líder socialista, nuestro presidente en funciones, le tocó hace ahora un año un décimo premiado cuando prosperó la moción de censura. A partir de aquí tan sólo reintegros en forma de decretos leyes con los que intentó gobernar a España.
La ruleta rusa, ese juego pernicioso y mortífero, es al que han estado jugando desde hace dos meses los líderes políticos Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. Y las balas del revolver eran cargadas por independentistas, nacionalistas de medio pelo, separatistas, proetarras y otras raleas de políticos que pululan por el Congreso de los Diputados.
Por si todo esto fuero poco ahora nos dejan descompuestos y empantanados en un fregado que de no tener el raciocinio suficiente y una solución antes de que llegue el día 23 de septiembre, obligará que se convoquen nuevamente elecciones generales. Y mientras que los plazos corren los políticos se irán de vacaciones a nuestra costa, o sea, a cargo del bolsillo de todos los españoles.

Comentarios