viernes 22/1/21

Parques y jardines

ómo muchos coruñeses preocupados por sus parques y jardines interceden para que el Ayuntamiento, casa de todos los coruñeses, se ponga las pilas y vaya  al quehacer cotidiano, que las obras de envergadura están bien cuando estas se hacen o se proyectan, pero como todos los planes, luego quedan a medio hacer, como ha ocurrido con los túneles de la Marina-Parrote y el de acceso a la Plaza de las Atochas, que muestran deficiencias en su trazado, ventilación escasa, señalización confusa, poca luz en algunos tramos y unos accesos no acordes con las vías en cuestión, donde la sinuosidad constante y la visibilidad en algunos tramos complicado. Pese a ello, no voy hablar de este tema, tiempo habrá de afrontarlo. Ahora toca hablar de los parques coruñeses, algunos son los que más precisan de hacer trabajos urgentes para sacar el lustre que algún día han tenido y del que ahora carecen.
En primer lugar, el que más a mano tiene los coruñeses y foráneos, el Parque de Méndez Núñez, con su Rosaleda agonizando de su brillante pasado, con unas arcadas de hierro que, no tienen rosas y asoman sus herrajes con síntomas de oxido que pueden favorecer que alguien se infecte con una rozadura, no fueron puestos allí, como adorno, sino para tener una rosaleda que fuese orgullo de los coruñeses, pero a la vista está que de nada pueden estar orgullosos los vecinos. 
A esto también se suma el abandono en que está el conjunto de la zona del parque más emblemático coruñés con más de ciento cincuenta años a sus espaldas, el Concejo debía tomar en consideración el cuidado de su entorno, de flora que es único en muchos aspectos y sobre todo favorecer el trato con su emblemática rosaleda desde su nacimiento y que ahora está en completo abandono, no es solo rasurar la hierva cuando lo precisa o podar sus árboles cuando sea necesario, es el cuidado de su espacio vital, para disfrute de los coruñeses sean niños o ancianos, sin olvidar de los que nos visitan se lleven una buena imagen del centro de la ciudad en lo que respecta a sus jardines.
No hace mucho tiempo, hablé del estado deplorable en que se haya el de la Real Maestranza, con una flora magnífica, pero en completo abandono, carece de  plantas, sus árboles llevan lustros sin podar, sus bancos destrozados y sus herrajes hablan por si solos, las papeleras, algunas están vencidas por el paso del tiempo y no se usan y las pocas que hay también dejan mucho que desear, es un parque digno de mayor atención, con unas vistas de impresión al Atlántico y si hay que actualizar la ordenanza de los parques para que no se cometan abusos se haga, aplicándola a todo aquel que se propase, mediante cámaras de vigilancia, de lo contrario no habrá forma de tener en orden el conjunto de los parques y jardines.
Otro de los que reciben numerosas visitas, San Carlos, el cual precisa de reparos y ordenación de plantas y setos, poda de árboles y limpiar sus vericuetos caminos, es una joya y el primer parque con que contó la ciudad. A la vez de limpiar los muros históricos, llenos de rastrojos entre las piedras.
El parque de Santa Margarita, está en abandono y deja mucho que desear,  los vecinos piden que se cuide y más en los momentos actuales que es cuando más falta hacen.  

Comentarios