sábado 24.08.2019

Interesante exposición

Isaac Peral es quizás, para la mayoría de la sociedad, el marino más conocido de la historia de nuestra Armada.

Y todo se debe al ser el inventor (nada más y nada menos) que del primer submarino moderno y operativo de mundo. Es cierto que desde el siglo XVIII distintos hombres de ciencia experimentaron con otros sumergibles, y que el submarino ideado por Peral no era otra cosa que la culminación de la evolución de todos ellos, salvo por una innovación técnica de importancia capital: el “aparato de las profundidades”, que le permitía mantener entre aguas la profundidad deseada a voluntad. 

A pesar de que la bibliografía anglosajona se ha intentado apropiar de la invención del submarino en el concepto global del termino al que nos estamos refiriendo, fue Peral el que consiguió que del sueño, se pasara a la realidad.

Viene al caso aquí que recordemos al celebérrimo teniente de navío decimonónico, porque entre los días 28 marzo y 7 de abril, el Ayuntamiento de la localidad murciana de Fuente Álamo, expondrá más de 150 piezas sobre Isaac Peral, todas ellas pertenecientes a la fabulosa y singular colección particular de mi buen amigo y alférez de navío ex submarinista Diego Quevedo Carmona.

A lo largo de todos estos años en los que nos une nuestra leal amistad, he comprobado con satisfacción como lo que en principio no pasaba de ser un “batiburrillo” de objetos relacionados con el inventor, se ha convertido en una colección en toda regla de una categoría y valor histórico excepcional.

No es extraño pues, que la “Fundación Telefónica”, desde hace algunos años, le solicite la cesión de parte de ella con el fin de dotar a su exposición itinerante que sobre Julio Verne está dando a conocer a lo largo y ancho de España. 

Como hemos dicho son muchas las piezas de interés, pero quizás, aparte del bonito abanico que se regaló a las damas de alta alcurnia que acudieron a la botadura del ingenio, merezcan reseñarse especialmente las fotografías originales, once en total,  que inmortalizaron para siempre su primera inmersión.  

Ojalá que pronto toda esta notable colección vaya a parar a la casa natal de Peral, que el Ayuntamiento de Cartagena hace algunos años compró, y que está pendiente de su rehabilitación como museo.

Enhorabuena amigo.

Interesante exposición
Comentarios