lll

Recibe cada mañana las últimas noticias. REGISTRARME

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

​Las redes sociales se consolidan como la nueva forma de ligar entre los jóvenes

El auge de las nuevas plataformas de citas, combinadas con las restricciones ocasionadas por la pandemia del COVID-19, han consolidado las redes sociales como la forma predilecta de encontrar el amor, especialmente entre los jóvenes.


Una fenómeno acelerado por la pandemia


En efecto, desde que aparecieran las primeras redes sociales a finales de la década del 2000, la forma de interactuar ha cambiado. Con los teléfonos inteligentes aparecieron las primeras redes sociales de citas en forma de web, donde los sujetos podían crearse un perfil y conocer a personas similares.


Sin embargo, durante mucho tiempo esta forma de conseguir citas se mantuvo como una opción residual pues la sociedad se aferraba a los métodos tradicionales hasta que poco a poco las redes sociales fueron tomando fuerza hasta convertirse, de forma paulatina, en la opción predilecta.


A pesar de todo, prevalecía un sector de la sociedad, de edad más avanzada, que se resistía a dar el salto a las relaciones telemáticas y, es ahí donde la pandemia aceleró el cambio de paradigma para estos sujetos.


Las restricciones de movilidad impuestas para contener la propagación del virus forzaron a aquellos que no se habían animado a probar suerte en las apps de citas a lanzarse en la piscina, y según las estadísticas, una vez relajadas las medidas sanitarias la tendencia a la automatización de las relaciones ha seguido aumentando.


La diversidad de plataformas al alcance de todos


Otra de las tendencias que se han observado en cuanto a las relaciones afectivas a través de internet es que, muchas de ellas han dejado de ceñirse únicamente a aplicaciones especialmente previstas para ello como Tinder o Grindr y se dan ahora con mucho más frecuencia en plataformas de chat convencionales como WhatsApp. En efecto, son muchos los que se animan a simplemente, dejarse llevar en sus relaciones y ligar por dichas redes sociales.


Este fenómeno es importante pues muestra que la transición del contacto social presencial a telemático se realiza hoy en día con total normalidad. El hecho de tontear por WhatsApp sin acudir a una aplicación específica nos indica que los usuarios se sienten cómodos socializando de forma romántica en todo tipo de plataformas reflejando así las formas en las que sucede en la vida real.


Es decir, en nuestro día a día no acudimos a citas a ciegas o actividades en las que el objetivo sea encontrar el amor, sino que sucede, pues eso mismo está ocurriendo ahora de forma telemática. Los usuarios han alcanzado el punto en el que se sienten totalmente cómodos conociendo a personas que les atraen en un simple chat.


Un énfasis puesto la transparencia en las expectativas


Otra de las particularidades que se han ido viendo con estas nuevas formas de ligar son la aparición de  nuevas tendencias como el “handballing”. Se trata de un comportamiento, que predomina entre los jóvenes en el que cada sujeto establece desde un primer momento con claridad cuáles son sus expectativas y objetivos.


Se evitan los mensajes subliminales y los malentendidos. En efecto, hay personas que buscan relaciones serias y otras se ciñen a los encuentros sexuales esporádicos. Es un nuevo método de implementar una responsabilidad emocional ya que gracias a la técnica, ambos interesados conocen de antemano las intenciones exactas del otro. Nuestra sociedad avanza hacia una “socialización de las emociones” en las que, los estados de ánimo y la salud mental se posicionan en primer plano, priorizando la salud mental.


Antaño las confusiones y malentendidos eran una realidad en las relaciones y hoy en día son cada vez más una situación residual. Es importante, no obstante, precisar que eso no signifique que nuestra sociedad actual priorice en mayor medida las relaciones estables pues no es el caso. En cierto modo, estamos asistiendo a una fragmentación de las relaciones en las que cada pareja establece las normas con las que quiere regir su relación dejando atrás las normas sociales que predominaban hasta la fecha.


La comodidad de socializar en redes sociales


Por último, es innegable que las redes sociales facilitan la vida de aquellos que hacen uso de ellas. Por un lado, permiten socializar de forma continua pues una persona puede estar conectada en todo momento, y por otro lado, en numerosas ocasiones crean una zona de confort al interlocutor, que protegido detrás de la pantalla se anima a dar pasos que en persona le asustarán.


El fenómeno de la virtualización potencia por ende nuestra personalidad ya que nos atrevemos a explorar con mayor asiduidad aspectos de la misma. Una persona tímida puede desenvolverse de forma infinitamente más extrovertida gracias a los chats, y sobreponerse a sus miedos y una persona extrovertida encontrará en el teclado la forma de medir sus palabras que le puede ser beneficiosa.

​Las redes sociales se consolidan como la nueva forma de ligar entre los jóvenes

Te puede interesar