martes 07.07.2020

Trump moviliza importantes recursos militares para detener los disturbios

Nueva York amanece con más de 700 arrestos y zonas arrasadas 
por los saqueos
Las actuaciones más violentas tanto de los manifestantes como de las fuerzas de seguridad se registran por las noches | efe
Las actuaciones más violentas tanto de los manifestantes como de las fuerzas de seguridad se registran por las noches | efe

El presidente de EE.UU., Donald Trump, anunció el despliegue de “miles y miles de soldados fuertemente armados” y de agentes para detener los disturbios en Washington DC originados durante las manifestaciones contra la violencia policial que causó la muerte hace una semana al ciudadano afroamericano George Floyd.

“Estoy movilizando todos los recursos federales, civiles y militares disponibles para detener los disturbios y los saqueos para poner fin a la destrucción y los incendios provocados y para proteger los derechos de los estadounidenses que respetan la ley”, dijo el mandatario en un discurso en la Rosaleda de la Casa Blanca.

En concreto, informó de que han tomado “medidas rápidas y decisivas para proteger” la capital estadounidense, que vivirá su segunda noche de toque de queda, con el despliegue de soldados.

“Estoy enviando miles y miles de soldados fuertemente armados, personal militar y oficinas de aplicación de la ley para detener los disturbios, los saqueos, el vandalismo, los asaltos y la destrucción desenfrenada de propiedades”, afirmó Trump, al indicar que el toque de queda, que en Washington DC “se aplicará estrictamente”.

Además, se declaró dispuesto a desplegar al Ejército en las ciudades y estados que se nieguen a “tomar las medidas necesarias” para defender “la vida y la propiedad de sus residentes”.

Recomendación enérgica

“Hoy he recomendado enérgicamente a cada gobernador que despliegue a la Guardia Nacional en cantidades suficientes para que dominemos las calles”, aseguró Trump.

El mandatario urgió a los alcaldes y gobernadores a “establecer una aplastante presencia de agentes del orden hasta que la violencia haya sido sofocada”.

“Si una ciudad o estado se niega a tomar las medidas necesarias para defender la vida y la propiedad de sus residentes, entonces desplegaré el Ejército de los Estados Unidos y resolveré rápidamente el problema por ellos”, advirtió.

El jefe de la Oficina de la Guardia Nacional, general Joseph Lengyel, indicó en su cuenta de Twitter que “17.015 soldados y pilotos de la Guardia Nacional están ayudando a agencias civiles locales y estatales que responden a disturbios civiles”.

Al final de su discurso en la Rosaleda de la Casa Blanca, Trump dijo que a continuación iría a “presentar sus respetos a un lugar muy, muy especial”.

Después, el presidente, rodeado de algunos de sus asesores, salió a pie de la Casa Blanca y cruzó la plaza de Lafayette para dirigirse a la iglesia episcopal de Saint John, en la que han rezado todos los presidentes de Estados Unidos desde el siglo XIX.

Toque de queda en 80 años

Por su parte, Nueva York amaneció con zonas de la ciudad arrasadas por los saqueos de la noche anterior, que dejó más de 700 arrestos durante el primer toque de queda decretado en la ciudad de los rascacielos en casi 80 años, que se adelantará tres horas para tratar de contener los disturbios.

Tras una larga jornada de protestas pacíficas este lunes, la situación cambió al caer la noche, con incendios por las calles, destrozos y robos en tiendas y choques entre los agentes y grupos de jóvenes.

Según las autoridades, durante la noche se efectuaron más de 700 arrestos, con diferencia el mayor número desde el inicio de las protestas desencadenadas por la muerte en Minnesota de George Floyd, un hombre negro, a manos de la Policía. Las zonas más conflictivas fueron áreas comerciales de Manhattan y partes del distrito de El Bronx.

Comentarios