viernes 25/9/20

Johnson asegura que cumplirá lo firmado si alcanza un pacto con la UE

La ley del Mercado Interno pasa su primer trámite parlamentario ante las críticas de los conservadores
El primer ministro británico, el conservador Boris Johnson | ep
El primer ministro británico, el conservador Boris Johnson | ep

El primer ministro británico, el conservador Boris Johnson, afirmó ayer que no tratará de alterar el acuerdo de salida de la Unión Europea que se firmó el pasado año si llega a un pacto con Bruselas sobre los términos de su futura relación.

El jefe de Gobierno defendió ante el Parlamento la ley con la que quiere reservarse el derecho a modificar de manera unilateral las disposiciones pactadas para evitar una frontera entre la región británica de Irlanda del Norte y la República de Irlanda. “No tengo absolutamente ningún deseo de utilizar estas medidas. Son un seguro. Si llegamos a un acuerdo con nuestros amigos europeos, lo que creo que aún es posible, nunca serían invocadas”, argumentó Johnson en la Cámara de los Comunes.

La ley de Mercado Interno, que ayer pasó su primer trámite parlamentario, generó malestar en sectores del Partido Conservador, que consideran que el texto puede violar la legalidad internacional y socavar la credibilidad del Reino Unido. La controversia llevó a algunos diputados “tories” a expresar la intención de rebelarse contra la disciplina de partido y no respaldar la legislación. Para tratar de sofocar esa revuelta, Johnson se comprometió a convocar una votación en el Parlamento en caso de que en el futuro se viera en la “necesidad” de utilizar los poderes que le otorga la ley.

Con ese compromiso, el primer ministro concede una medida similar a la que proponía una enmienda presentada por uno de sus compañeros de bancada, Bob Neill, que amenazaba con reunir cierto apoyo entre los “tories”. Johnson justificó la necesidad de la ley ante la voluntad de la UE de “utilizar el protocolo para Irlanda del Norte de un modo que va más allá del sentido común, sencillamente para ejercer presión sobre el Reino Unido en la negociación de un acuerdo de libre comercio”.

Bruselas, según el jefe de Gobierno, amenaza con vetar el comercio de productos alimentarios y agrícolas británicos en caso de que se produzca un Brexit sin acuerdo el próximo 31 de diciembre.

Si ese fuera el caso, “esa decisión significaría la prohibición automática de transferir nuestros productos animales de Gran Bretaña a Irlanda del Norte”, sostuvo Johnson. Ante la posibilidad de que se desencadenen escenarios como ese, considera necesario reservarse el derecho a alterar el acuerdo del pasado octubre.

Comentarios