sábado 19.10.2019

Una disputa por la casa familiar posible móvil del triple crimen machista de Valga

José Luis Abet Lafuente disparó con un revólver a su exmujer, exsuegra y excuñada en presencia de sus hijos

Una disputa por la casa familiar posible móvil del triple crimen machista de Valga

Una disputa por la titularidad de la vivienda familiar es el posible móvil que pudo provocar que José Luis Abet Lafuente asesinase a tiros a su exmujer, Sandra Boquete Lafuente, a su exsuegra, María Elena Jamardo y a su excuñada Alba delante de sus hijos de 4 y 7 años. El trágico triple crimen tuvo lugar pasadas las ocho de la mañana en la casa que Sandra y José Luis compartieron durante sus años de matrimonio en el lugar de Carracido, en la parroquia valguesa de Cordeiro. Hace dos años la pareja decidió separarse y estaban divorciados desde el pasado mes de enero.

      Según fuentes próximas la relación de Sandra y de José Luis estaba resentida desde hace tiempo, era tensa e incluso había demandas judiciales por la titularidad de la casa que compartieron cuando estaban casados y que ellos mismos construyeron.

      Algunas fuentes cercanas inciden en que la casa y la finca aledaña estaban a nombre de su exsuegra, María Elena, tras tener el matrimonio problemas económicos por un negocio fallido en los últimos tiempos. Una circunstancia que él le recriminaba a Sandra constantemente y que provocaba importantes discusiones e incluso situaciones de tensión máxima. Amigos cercanos a ella reconocen que ella se sentía amenazada, aunque nunca interpuso denuncia por violencia de género tal y como confirmaron desde la Subdelegación del Gobierno. Su mala relación con su exmarido era conocida por su entorno de amigos más próximo y también por su núcleo familiar y laboral. De hecho José Luis la llamaba de forma reiterada por teléfono, incluso a la empresa en la que trabajaba de administrativa, para amenazarla.

     El terrible crimen fue pasadas las ocho de la mañana cuando, según fuentes de la investigación, José Luis Abet se presentó en la casa en la que Sandra vivía con sus dos hijos de 4 y 7 años después de hacer el turno de noche en una fábrica de aluminio próxima. Sandra se disponía a llevar a los dos pequeños al colegio y, al ver a su exmarido, se asustó y llamó a casa de sus padres que se encuentra a apenas 5 minutos en coche, en A Devesa (Campaña). José Luis mató primero a Sandra. Lo hizo con un arma corta y a bocajarro. A continuación asesinó a Alba y a María Elena que estaban en el jardín de la vivienda. Alba habría sido la que advirtió a la Guardia Civil de lo que estaba sucediendo antes de ser asesinada. Los niños lo vieron todo desde dentro del vehículo. A continuación el hombre se marchó del lugar del crimen huyendo a casa de sus padres en Ames, con los que residía desde su separación. Fue desde allí desde donde llamó a la Guardia Civil para confesar el triple crimen y fue también allí donde los agentes lo detuvieron y lo trasladaron al cuartel a Milladoiro. Al filo de la una de la tarde, justo cuando los tres coches fúnebres trasladaban a las tres víctimas al Instituto Anatómico Forense para practicarles la autopsia.

      Tras prestar declaración José Luis Abet Lafuente confesó donde había tirado el arma del crimen: Un revólver y su respectiva munición en el cauce del río Tambre. La conmoción era máxima ayer en el municipio valgués que suma este al crimen de violencia machista de marzo.

Comentarios