La vida en Anantapur a través del objetivo de Cristina García Rodero

La exposición permanecerá en Armas hasta el 4 de febrero | jorge meis
|

Una madre, agotada, que descansa junto a su hijo en la Unidad de Pediatría del Hospital de Bathalapalli, el mayor centro sanitario de la Fundación Vicente Ferrer en la India; una niña ingresada en otro centro hospitalario de la zona, el Kalyandurg, que recibe la visita de su hermana y de otros familiares; o una joven que se cubre los oídos después de dar a luz para evitar resfriados.

Son tres de las cuarenta imágenes que dan vida a la exposición Tierra de Sueños”, fruto del trabajo llevado a cabo por la reconocida fotógrafa Cristina García Rodero durante una estancia de un mes y medio en Anantapur, una de las zonas más pobres de la India, donde viven las comunidades más marginales y vulnerables del país.

La propia autora (Ciudad Real, 1949), con una consagrada trayectoria profesional entre la que se incluye haber sido la primera española en entrar en la prestigiosa agencia fotoperiodística Magnum, estuvo presente ayer en Ferrol con motivo de la inauguración de la muestra, que podrá verse hasta el 4 de febrero en la Praza de Armas.

La iniciativa forma parte del programa “Arte en la calle” con el que la Fundación “la Caixa” quiere aproximar el arte a las personas fuera del marco habitual de museos y salas de exposiciones. Es además fruto del trabajo conjunto llevado a cabo con la Fundación Vicente Ferrer en la India para mejor sustancialmente las condiciones de vida de los más vulnerables. Desembarca en Ferrol gracias a la colaboración del Concello y en el marco del acuerdo entre “la Caixa” y la Xunta de Galicia para la celebración del Xacobeo 2021-2022.

García Rodero fue invitada a documentar las condiciones de vida de las comunidades de Anantapur, dando voz especialmente a las mujeres. Durante los casi cincuenta días de su estancia en la zona –que constituye el segundo desierto más grande del país, según destacó ayer la fotógrafa–, visitó hospitales, centros de acogida de mujeres víctimas de maltratos, talleres, escuelas y casas, logrando retratos que dan voz a aquellas personas a menudo olvidadas, especialmente a las mujeres. Madres, campesinas, costureras, profesoras, enfermeras o estudiantes aparecen retratadas en una muestra representativa de las comunidades rurales de la India. “Los 300 pueblos de la zona están muy agradecidos porque les está cambiando la vida gracias a la Fundación Vicente Ferrer y todos me abrían las puertas para ser retratados”, comentaba la fotógrafa. “Cuando estaba allí, me di cuenta de que iba a ser difícil trasmitir todo lo que se estaba haciendo, también las condiciones de luz, que iba a ser difícil, pero me entregué a él porque me sentí muy responsable de que me hubiesen elegidos para dar a conocer la obra de Vicente Ferrer”, añadió. García Rodero.


Sueño


En esa “inhóspita” tierra, en la que falta de todo, comentaba ayer la fotógrafa, “Vicente Ferrer tuvo el deseo, la necesidad, el sueño y el compromiso de luchar por esas personas, darles lo más necesario, que era el agua, y a partir de ahí los hospitales, las escuelas, la vivienda...”. Para García Rodero, esto es un claro ejemplo de que “soñar es querer y querer es poder si se pone toda la pasión, si se saben dirigir las cosas y si hay personas que se contagian de esta energía para ayudar”.

La autora de la exposición, que tras la inauguración ofreció una visita guiada por la misma, estuvo acompañada ayer por el alcalde de Ferrol, Ángel Mato; el concejal de Cultura, Antonio Golpe; la comisaria del Xacobeo 2021-2022, Cecilia Pereira; la directora de Banca de Instituciones de CaixaBank en Galicia, María Jesús García; y la responsable territorial de la Fundación “la Caixa” en Galicia, Susan Santos.

Todos destacaron la calidad profesional del trabajo de García Rodero, a la que Mato se refirió como “una de las más brillantes fotógrafas a nivel internacional”, constituyendo así “Tierra de Sueños” “una de las exposiciones más importantes de este año en la ciudad”. 

La vida en Anantapur a través del objetivo de Cristina García Rodero