Turquía anuncia un nuevo contrato de desarrollo para tres fragatas de su programa Milgem

Navantia cuenta con un buen posicionamiento gracias al desarrollo del “TCG Anadolu” | cedida
|

La relación entre el grupo naval Navantia y el Gobierno turco, que ya se encuentra entre su cartera de clientes, podría abrirle la puerta a un nuevo concurso de diseño de fragatas. Como avanzó recientemente el diario Daily Sabah, este contrato, integrado en el Proyecto de Buques Nacionales (Milgem), buscaría fabricar en el país tres nuevas fragatas para su Armada, por lo que su desarrollo se realizaría mayoritariamente en astilleros turcos.

Las condiciones para participar en el proyecto, si bien excluirían a buena parte de los principales actores internacionales de la industria, podrían suponer una ventaja para Navantia, dada su experiencia con la Armada turca –gracias al contrato de 2015 para el desarrollo local del “TCG Anadolu”, basado en el portaviones “Juan Carlos I”–. Así, como adelantó el presidente del organismo nacional Presidencia de Industrias de Defensa (SSB) –una agencia civil instaurada por el Gobierno para coordinar la labor de todas las empresas de este sector–, Ismail Demir, los participantes deben contar con un astillero en el país o tener relación con una de las factorías nacionales –en el caso de Navantia, este sería un punto a su favor por su alianza con la firma Sedef, fabricantes del “TCG Anadolu”–. Además, será necesario que el candidato haya desarrollado o diseñado junto a la SSB algún proyecto de características similares; otro requisito indispensable que el grupo naval español cumple.

A todo esto habría que sumarle la intención del presidente Recep Tayyip Erdogan de contar con un nuevo portaviones similar al “TCG Anadolu” –aunque de mayores dimensiones– trasladada de forma oficial a Pedro Sánchez en el marco de la VII Reunión de Alto Nivel (RAN), celebrada en noviembre en Ankara.

Por último, desde la SSB se ha señalado que los tres buques contarán con una mayor ratio de componentes de fabricación nacional que las tres primeras unidades del proyecto Milgem –las corbetas de la clase “Ada”– y que los navíos deberán ser capaces de realizar labores de vigilancia y reconocimiento; guerra de superficie, aérea y submarina; misiones de alerta u operaciones anfibias. 

Turquía anuncia un nuevo contrato de desarrollo para tres fragatas de su programa Milgem