sábado 04.04.2020

El puerto de Ferrol cerró 2019 con una caída del 18% en las toneladas movidas

El último informe de Puertos del Estado sitúa a la ciudad como la que más descendió de las cinco gallegas
El tráfico de contenedores, gracias a la línea regular de MacAndrews y al desvío de pedidos de CMA desde Vigo, creció un 82,61% el pasado año | jorge meis
El tráfico de contenedores, gracias a la línea regular de MacAndrews y al desvío de pedidos de CMA desde Vigo, creció un 82,61% el pasado año | jorge meis

El pasado 2019 resultó un año complicado para el puerto de Ferrol. Pese a los buenos resultados durante los primeros meses del año –exceptuando enero–, los diferentes cambios en el mercado –tal y como advirtió en su momento la propia Autoridad Portuaria–, así como factores externos como la parálisis de la central térmica de Endesa en As Pontes, provocaron una caída total del 18,41% en el número de toneladas movidas frente a los resultados de 2018.

De este modo, según el informe mensual de Puertos del Estado correspondiente a diciembre, publicado hace escasos días y que incorpora los datos acumulados desde enero, la ciudad naval se situaría a la cola de las cinco Autoridades Portuarias gallegas –A Coruña, Marín y Ría de Pontevedra, Vigo y Vilagarcía– y el penúltimo a nivel nacional, solo superado por Almería, con una caída del 20,13%. Cabe destacar, no obstante, que estos datos se refieren a resultados porcentuales y no de volumen total de toneladas, en las cuales Ferrol-San Cibrao se situaría como el segundo de toda Galicia –con 11.183.748 en 2019 frente a las 13.707.823 de 2018–, solo superado por la ciudad herculina –13.663.580 toneladas el pasado año–. Además, a nivel interanual, Ferrol se colocaría en la decimocuarta posición de todo el Estado, de un total de 28 autoridades portuarias.

Incremento de contenedores
El mayor incremento porcentual registrado en el puerto frente al año pasado es en el tráfico de contenedores, un área con una proyección positiva constante desde que comenzó a ofrecerse este servicio y que el pasado año se ha visto reforzada por la entrada en funcionamiento de la línea regular de la naviera MacAndrews y el desvío de envíos de la francesa CMA desde Vigo.

Este segmento de negocio, por tanto, aumentó en un año un 82,61%, pasando de 4.532 unidades en 2018 a 8.276 el período siguiente. En términos de volumen, el tráfico en la terminal ferrolana se disparó en un año un 116,32%, pasando de las 44.149 toneladas trasportadas en contenedores en 2018 a 95.505 en 2019. Esta cifra, además, podría verse incrementada exponencialmente a lo largo de los próximos meses gracias a la entrada en funcionamiento del nuevo Puesto de Inspección Fronteriza (PIF), que permite la entrada a Europa por Ferrol de productos animales destinados al consumo humano y cuyas instalaciones se ampliarán con una segunda fase que se ya encuentra en proceso de licitación.

Por último, cabe destacar en este aspecto que la concesionaria de la explotación del puerto exterior de Caneliñas, la turca Yilport, guarda una estrecha relación con la francesa CMA –en el pasado fue propietaria del 24% de la corporación gala–, lo que puede resultar positivo de cara al establecimiento de nuevas líneas de mercancías en un futuro.

Caída de graneles sólidos
El mayor descenso porcentual en las dársenas de Caneliñas entre las mercancías de mayor presencia en las mismas –teniendo en cuenta que los porcentajes se disparan cuanto menores son las cifras– se dio entre los graneles sólidos. Si bien la Autoridad Portuaria había advertido a inicios de 2019 de que las previsiones de crecimiento debían tomarse con precaución, la parálisis de Endesa en As Pontes supuso un gran revés para el puerto.

En este sentido, las instalaciones ferrolanas registraron un descenso del 24,75%, pasando de los 10.756.980 toneladas en 2018 a 8.095.037 en 2019. De hecho, como dato curioso, a lo largo del pasado año las descargas de bauxita, elemento esencial para la producción de productos de aluminio, superó por primera vez en el ránking de mercancías transportadas al carbón.

En cuanto a los graneles líquidos, de gran importancia dentro del puerto de la ciudad naval, el pasado año se cerró con un incremento del 7,27%, pasando de las 2.155.623 toneladas en 2018 a los 2.312.415 en 2019.

Más cruceros
Por último, el número de cruceros que hicieron escala en Ferrol el año pasado se vio mermado por culpa de las malas condiciones meteorológicas de los meses de otoño, arrojando un resultado final –14 buques– una unidad por debajo de 2018.

Aún así, el Puerto apuesta por este servicio, con una previsión de 22 escalas planificadas para 2020, la primera de ellas hoy.

Comentarios